Los Monos aún consiguen provocar temor en el juicio

 
EXTRACTO GRATUITO

Los clanes Funes y Caminos cobraron mayor visibilidad este año a partir de ajustes de cuentas que definen sus viejas rencillas en el negocio de las drogas. Narcos de nueva generación, los actuales líderes de esas familias disfrutan de exponerse en las redes sociales, tanto como forma de exhibición de poder de fuego como para hacer públicas sus amenazas. La cárcel parece no detener el acceso a las cuentas de Facebook de esos jóvenes jefes de bandas. Con algunos años más de edad y mayor experiencia en el control del narcomenudeo rosarino, Los Monos no difunden sus advertencias, pero resultó evidente en los últimos días que sus mensajes también pueden atravesar los muros de la prisión y alcanzar, de alguna forma, a los testigos en su contra.

La segunda etapa del juicio contra esa banda criminal enfrenta varias complicaciones por la ausencia de varios testigos, que incluso dejaron sus lugares de residencia en un intento de evitar ser llevados por la fuerza pública al tribunal, donde tendrían que hablar bajo la mirada de los acusados de cinco homicidios.

Y aquellos que fueron forzados a presentarse en las audiencias optaron por negar sus anteriores testimonios que comprometían a los líderes de Los Monos.

Uno de esos testigo había asegurado en 2013 que recibió un balazo en una pierna por su negativa a vender droga para el clan Cantero. Incluso dio entonces otros detalles sobre el funcionamiento del sistema de amenazas narco, apuntando directamente a los jefes de Los Monos. Pero todo cambió esta semana. Frente al tribunal aseguró que ni siquiera estaba seguro del motivo del ataque sufrido.

Otra mujer que había dado un testimonio sólido en la etapa de instrucción también se mostró ahora confundida con sus propios dichos. Comentó que a diez años de los hechos, se consideraba ahora incapaz de precisar nombres vinculados con muertes y amenazas.

Hasta el hermano de una de las víctimas negó todo conocimiento sobre las causas del crimen. El familiar directo de la asesinada adolescente Lourdes Cantero, sin parentesco con el clan narco, rechazó que esa muerte a balazos estuviese vinculada con un conflicto de narcomenudeo. Ese hombre llegó a la sala de audiencia tras ser trasladado desde una prisión, donde está alojado por una condena por venta de drogas.

Esta semana faltaron, por miedo, siete de los nueve testigos citados en la causa contra Los Monos.

Las penas solicitadas

En ese juicio los principales jefes del clan narco están acusados por formar parte...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA