Sepultó el modelo para salvar el Gobierno

 
EXTRACTO GRATUITO

Pocos días después de fracasar en las primarias, se reunió con dirigentes de la UIA para anticiparles: "Hay un modelo de metas de inflación y otro de metas de crecimiento. El día que quieran tener http://www.lanacion.com.ar/1666601-la-falta-de-un-plan-economicoyo no estaré en este sillón. Después de todo, ya tengo 60 años y un nieto…"El resultado de octubre, la reclusión presidencial, la tormenta económica y la designación del ideologizado Axel Kicillof en el Palacio de Hacienda volvieron más verosímiles aquellas confesiones. Una franja de la política, sobre todo en el PJ, especuló con que dejaría el poder antes de tiempo. y , y varios empresarios que los rodean, incorporaron esa sospecha a sus mesas de arena. Hasta interpretaron la prolongada convalecencia de la Presidenta como la coartada para una salida prematura. Eduardo Duhalde lo puso en palabras: "Es muy posible que ella esté pensando en irse".El ajuste económico oficial ha obligado a descartar esa hipótesis. Cristina Kirchner abandonó la fantasía de que el Consenso de Washington sería reemplazado por un Consenso de Buenos Aires. Sepultó el "modelo" para salvar el Gobierno.La opción puede explicarse en factores tan elementales como la adicción al poder de alguien que pasó el último cuarto de siglo ocupando cargos públicos. Sin embargo, hay una razón más objetiva que impide a la Presidenta adelantar su retiro. Es la causa Lázaro Báez. Desde que salieron a la luz documentos que probarían que la familia Kirchner está involucrada en las operaciones de lavado que se imputan al empresario santacruceño, ese expediente se convirtió en la mayor preocupación del Gobierno. Hay registros contables, http://www.lanacion.com.ar/1651528-baez-les-alquilo-inmuebles-a-los-kirchner-por-700000-al-anode que los Kirchner recibieron de Báez millones de pesos por contratos hoteleros y alquileres. Muchos cheques fueron entregados a Máximo Kirchner, que los dejaba vencer sin cobrarlos. Desidia administrativa: un sello inconfundible.Salvo en el caso del filósofo Ricardo Forster, quien declaró que la peripecia de Báez lo tiene sin cuidado, el oficialismo está intranquilo por esa investigación. Báez pidió que un juez prohíba la divulgación de sus negocios con la familia presidencial. La procuradora Alejandra Gils Carbó reemplazó al fiscal José María Campagnoli, que investigaba a Máximo Kirchner, por la ex secretaria de Seguridad Cristina Camaño.Campagnoli fue sometido a un jury encabezado por Sergio Kreplak, quien milita a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA