Marc Puig: 'La Argentina puede volvera estar en el top 10 de nuestros mercados'

 
EXTRACTO GRATUITO

PARÍS.-Vender historias en un frasco. Añadirle un valor agregado a la ropa. Para la empresa de moda y perfumería Puig, con 102 años en el mercado y comandada hoy por la tercera generación familiar, esa es una de las claves que explican su negocio. La firma es dueña de Carolina Herrera, Nina Ricci, Paco Rabanne y Jean Paul Gaultier, su más reciente adquisición (eran propietarios de la casa de moda desde 2011 y en enero último sumaron sus perfumes). Además, opera bajo licencia las fragancias de lujo Prada, Valentino y Comme Des Garçons, y tiene en su portfolio las marcas celebrities como Shakira y Antonio Banderas.

El CEO y presidente de la compañía española, Marc Puig, dialogó con LA NACION y otros dos medios internacionales en una rueda de prensa que se llevó a cabo en las oficinas que la compañía tiene en París. Destacó la importancia de la Argentina y los mercados emergentes a la hora de lograr pasar de los 1645 millones de euros de facturación actual a los 2000 millones que espera ingresar en 2017, y la apuesta al integrar los perfumes del diseñador francés.

"La Argentina es un país en el que tenemos una posición fortísima. Sigue siendo muy importante para nosotros a pesar de las volatilidades y su moneda. Llegó a ser top 10 de nuestros mercados en el mundo y creemos que va a volver a serlo", sostuvo. En los últimos años, las ventas de la firma crecieron cada vez más fuera de España y de los Estados Unidos, al punto tal que 47% de sus ingresos se producen en los países emergentes, uno de los porcentajes más elevados del sector.

Puig cuenta con presencia en 150 países, de los cuales en 22 tiene filiales; posee tres fábricas en España y una en Francia, en Chartres. Con la incorporación de las fragancias de Gaultier, por las que desembolsó US$ 90 millones, espera captar 12% del mercado mundial de la perfumería de lujo para 2020, aunque el desafío pasa por lograr que Le Mâle y Classique, sus perfumes más emblemáticos, se hagan fuertes también en otros mercados.

Puig también busca destacarse a través de un ambicioso plan de marketing, en el que la figura de Gaultier volverá a ser central en las publicidades, y tiene en carpeta llevarlo a América latina para reforzar la presencia de la marca. Así, en el viejo continente lanzaron una versión limitada de verano con sus perfumes ícono con un envase de los eternos Popeye y Betty Boop.

-¿Qué significa tener a Gaultier entre las fragancias de Puig?

-Para nosotros este año representará 10% de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA