Las madrugadas de Juan 'Tata' Cedrón

 
EXTRACTO GRATUITO

Juan "Tata" Cedrón es de la generación de Lennon y McCartney. Pero no es músico de rock. En 1963, cuando creó el trío que pronto se transformó en el Cuarteto Cedrón, cantaba tangos. Se podría decir, cariñosamente, que era un "antiguo" entre jóvenes que escuchaban a los Beatles o se convertían en nuevaoleros.Sin embargo, esa actitud de Cedrón hizo que, siempre en una misma línea artística y estética, fuera hacia adelante y se convirtiera, en el siglo XXI, en referente para jóvenes músicos del tango que crecieron escuchando rock. Esas vueltas de la vida.¿Habrá sido por el sonido tan intenso de su cuarteto? Quienes no lo conozcan tal vez quieran darse una vuelta por el concierto que esta noche dará en el Teatro Cervantes, donde celebrará cincuenta años de música. Allí estará Cedrón, con su hijo Román, en contrabajo; Miguel Praino, viola, y Daniel Cabrera, en bandoneón.Esos 50 años de "Tata" Cedrón con la música tuvieron un comienzo en Buenos Aires, luego de una larga estada de 30 años en París -con sus hijos Román y Emilio y otros integrantes legendarios del cuarteto, como Miguel Praino- y una música que abrazó la obra de magníficos poetas: Tuñón, Gelman, Cortázar y Manzi, sólo por mencionar a algunos."Una vez me dijo Acho Estol [guitarrista y compositor de La Chicana]: «Vos sos como el eslabón perdido del tango». Algunos vieron Grandes valores del tango, con cantores de traje, moñito y pelo engominado, y por eso se fueron al rock. Yo no me fui al rock. Me quedé en el tango, de manera consciente. Las letras del tango me parecían extraordinarias. Me gustaban los Beatles, aunque no los escuché mucho. Incluso, hice una cantata con Gelman que tiene ritmo beat. Y salió espontáneamente. No negábamos eso. Hemos compartido escenario con la Cofradía de la Flor Solar; porque no despreciamos el rock y quizá lo vimos como una continuidad del tango. Aunque por entonces no me había dado cuenta de que el rock había sido impuesto por compañías discográficas multinacionales para romper una identidad. Yo había nacido en el 39 escuchando Yupanqui, Gardel, Magaldi, y entre los 4 y 5 años enganché lo mejor del tango. Ya en los 60 no estaban esos letristas como Manzi, Contursi, Expósito ni Cátulo [Castillo]. Algunos estaban, pero el ambiente era otro. No se juntaba de la misma manera con los músicos. No eran tan jóvenes.-¿Fue por eso que fuiste en busca de la poesía de Tuñón o Gelman?-Claro. Por eso agarré a [Julio] Huasi, que había hecho "San Pedro y San Pablo" con Spitalnik, y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA