Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala L, 7 de Febrero de 2017 (caso M.G.M. Y OTROS c/ HOSPITAL ITALIANO DE BS AS SOC. ITALIANA DE BENEF EN BS Y OTROS s/DAÑOS Y PERJUICIOS - RESP.PROF.MEDICOS Y AUX.)

Fecha de Resolución: 7 de Febrero de 2017
Emisor:Camara Civil - Sala L
RESUMEN

Se rechaza la demanda por mala praxis iniciada por los hijos de la persona fallecida, dado que no puede probarse la relación causal entre la atención médica y el hecho del fallecimiento, ya que se considera que la extravasación medicamentosa mal o tardíamente atendida durante una quimioterapia, en nada influyó en la evolución del cáncer avanzado que padecía la paciente.

 
EXTRACTO GRATUITO

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L Expte n° 13.106/11 –Juzg.78- “M.G.M. y otro c/ Hospital Italiano de Bs. As. S.. Italiana de Beneficiencia en Bs As. s/ daños y perjuicios – resp. médicos y auxiliares”

En Buenos Aires, a de febrero de dos mil diecisiete, encontrándose reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Sala “L” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil a fin de pronunciarse en el expediente caratulado “M.G.M. y otro c/

Hospital Italiano de Bs. As. S.. Italiana de Beneficiencia en Bs As. s/

daños y perjuicios” de acuerdo al orden del sorteo el Dr. L. dijo:

I.-

G.M.M. y S.D.M. demandaron por reparación de daños al “Hospital Italiano de Buenos Aires – Sociedad Italiana de Beneficencia de Buenos Aires”, a E.S.V.S., A.O.C.Z. y cualquier persona que hubiere (sic) participado en el acto médico del 3 de febrero de 2010 que describen.

La sentencia de grado (fs. 489/503) ha efectuado un sucinto pero ajustado resumen de la postulación y también de la defensa que formularan los encartados.

Tras los pasos de rigor, producida –entre otras pruebas-

una trascendente pericia médica especializada en oncología, a pesar de haber hallado hechos configurativos de mala praxis médica, el juez rechazó la demanda imponiendo las costas por el principal en el orden causado, y de mediación y pericias por mitades.

Para así decidir tuvo en consideración resumidamente que, habida cuenta que el reclamo se basa en las consecuencias dañosas del fallecimiento de la madre de los demandantes, no se puede relacionar causalmente ese hecho con el acto médico objetado.

Paralelamente y con antelación rechazó una falta de legitimación activa opuesta por la demandada V.S., con costas en el Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 orden causado, y otra falta de legitimación pero pasiva planteada por C.Z., con costas a los actores.

Ante el modo en que resolviera las cuestiones llevadas a su conocimiento, apelaron todas las partes.

Los actores apelaron desde ya el rechazo de la demanda, pero principiaron arremetiendo contra el decisorio en lo tocante a la admitida defensa de C.Z. (fs. 529). D. luego sobre la temática de la responsabilidad civil: la causalidad, la negligencia de los médicos, el problema de la carga de la prueba e incluso la aplicación de la ley de Defensa del Consumidor. Transitan luego cuestionando los motivos que explicara el juez para rechazar todos los rubros indemnizatorios pedidos. Finalmente, el modo de imposición de costas.

A fs. 547/50 están los agravios de la médica V.. Resiste se haya calificado su actuación como de mala praxis y pide que se cambie la carga de costas, imponiéndolas en un todo a los actores perdidosos.

La Sociedad Italiana de Beneficencia de Buenos Aires expuso su queja a fs. 554/5. Y lo hizo en relación a las costas.

Los actores contestaron traslado a fs. 557561. La S.

I. B.

de B. A. lo hizo a fs. 564/6 y a fs. 569/74 los médicos demandados.

II.-

Es dable presumir el inmenso dolor de los demandantes generado por la muerte de su padre y, al poco tiempo, de su madre. Es posible imaginar el dolor por el largo proceso ínterin. Es indudable el dolor de ver a su madre, en medio de un difícil tratamiento, cuando, además de las aflicciones, sufrió el problema suscitado por la aplicación de la quimioterapia. Problema que -está acreditado- pudo ser evitado o enervados sus efectos con una adecuada atención médica.

Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L Ello no obstante, el proceso fue planteado como un juicio de reparación a través de una suma de dinero. No hay entonces juicios individuales de reproche, tampoco es éste un tribunal de ética médica del que puedan surgir sanciones o apercibimientos por faltas al buen servicio.

Dentro del marco del Derecho de daños o, si se quiere en términos más tradicionales, de la responsabilidad civil, la acción fue promovida por derecho propio como damnificados indirectos por el fallecimiento de la señora. En consecuencia, no cabe ahora ni cabía al juez de grado sino verificar que estén dadas las cosas para indemnizar los capítulos propuestos en el escrito liminar.

Sigo un poco la ilación del escrito de agravios de la parte actora. Me parece bastante inútil discurrir sobre andariveles meramente jurídicos sobre las calidades de actor y demandado, de legitimado y no legitimado. En la especie lo importante es si está

determinado que el daño por el que los actores pretenden resarcimiento está conectado causalmente –en todo o parte- con los hechos antecedentes y la conducta atribuida a los médicos y a la institución. O, si se quiere -y hasta prefiero a la inversa- si son atribuibles causalmente a la institución y eventualmente a uno o más médicos. Y en este caso, si la respuesta fuese asertiva, si hay un factor de atribución.

Lo de la falta de legitimación pasiva de un médico es tema absolutamente menor. También lo de las costas.

En la especie los actores interpusieron demanda contra el Hospital y los médicos y cualquier persona que hubiese participado en el acto médico del 3 de febrero en oportunidad de la cuarta quimioterapia de la paciente, “lo que dio origen directo a los daños reclamados en autos” (de la demanda a fs. 97). Explican a renglón seguido que son daños derivados del incumplimiento de asistencia médica que llevó a la muerte de su madre, la señora S.. Alegan que la Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 negligencia e impericia perturbaron el adecuado tratamiento, que podría haber salvado la vida de la señora.

No cabe duda que la paciente vivió un calvario. Primero por la enfermedad del esposo, después por la propia. Y, cruentos como son los tratamientos por quimioterapia, el sufrimiento se agravó por lo ocurrido ese 3 de febrero.

Pero no existe la menor prueba en autos de que la muerte haya tenido como causa alguna mala praxis o incumplimiento contractual de asistencia médica. Más bien, estando a lo demostrado en autos, los tratamientos fueron paliativos, pero no aseguraban –aquí

o en alguna otra parte del mundo- que la paciente iba a salvar (o alongar significativamente) su vida, que es lo que aseveran los reclamantes.

La señora, al momento de ir a las consultas médicas por algunos síntomas abdominales en septiembre de 2009, portaba un linfoma. Y hacia diciembre el tumor estaba muy avanzado (pericia médica respuesta #6, fs. 291 vta./292).

En estas condiciones, es inútil discurrir sobre la teoría de la responsabilidad civil profesional, el caso fortuito y la falta de justificación. Sobre el ‘favor probationes’, las cargas probatorias dinámicas o la “prueba diabólica” de la relación de causalidad.

A ver. Voy a hacer un resumen: la sentencia, en punto a la responsabilidad (esto incluye daño resarcible, nexo de causalidad con los antecedentes fácticos y eventual factor de atribución) debería ser confirmada por sus propios fundamentos. Sin más. El juez ha realizado un prolijo estudio de las constancias relevantes del expediente y resolvió, certera y fundadamente, que la muerte de la paciente (que es lo que legitimaría a los actores), o la pérdida de chance de sobrevida, no se debió a la conducta de los demandados.

Lo que ocurre es que los pretensos agravios de los actores, que deberían ser una crítica concreta y razonada del fallo, a Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L falta de sustancia van por un lejano carril paralelo que nada tiene que ver con lo decidido y los argumentos que debieron refutar.

¿Cómo es eso de que, probada la culpa médica... no se puede poner sólo en manos del paciente la prueba de la relación de causalidad? (leo fs. 532 vta.). Esto y lo que sigue es pura teorización que no se arrima siquiera a los confines de la argumentación del tribunal.

En la especie no se presenta un supuesto de escasez probatoria sino de que la prueba, concluyente, es que la mala praxis (la extravasación medicamentosa mal o tardíamente atendida durante una quimioterapia) en nada influyó en la evolución de un cáncer avanzado. Basta leer los informes periciales médicos. De modo que, efectivamente, no se puede imputar causalmente (‘imputatio facti’) a la médica o a la institución el hecho del fallecimiento. La señora murió por la evolución de un grave cáncer y no por la extravasación.

Un párrafo referido a la “falta de legitimación pasiva”.

En la demanda se incluyó a C.Z. porque en los actos médicos citados, entre otros, intervinieron

V. y el nombrado, “atento a lo que pudimos averiguar”. Parece que averiguaron muy superficialmente y eso no da para hacer un reclamo judicial contra otra persona. El juzgador analizó concienzudamente por qué nada que ver tuvo C.Z. en los hechos antecedentes de la mala praxis imputada. Todo lo que se dice a fs. 529/531, las especulaciones sobre qué tareas cumple alguien de su especialidad en el hospital y la cita de doctrina y jurisprudencia, es insuficiente como crítica concreta y razonada en los términos del art.

265 del Código Procesal. No hay prueba de que este médico haya intervenido sino en la recepción o el asiento en HC del día anterior al fatídico 3 de febrero.

III.-

La médica demandada se agravia por la imputación de defectuosa actuación profesional. También por el modo en que se Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 cargara las costas eximiendo a los actores; esto debido a que no hubo vencimientos mutuos ni se explica con precisión las razones por las que el juez se apartó del principio general del art. 68 del C. Procesal.

A pesar de la explicación que la profesional diera al responder el traslado de la demanda y reitera ahora, la pericia médica –a la que en estos agravios se omite toda referencia, salvo el comentario tangencial de fs. 549, penúltimo párrafo- puso de relieve la importancia del control médico durante una quimio. Y comentó que una de las complicaciones más graves es la extravasación de citostáticos (fs. 288). Por razones que mejor conocerá la demandada, la perito no encontró datos de lo actuado en forma inmediata por personal médico y/o de enfermería (fs. 290 vta.). Sin dejar de criticar el modo incompleto de llevar la historia clínica (fs. 326 vta.), que, no por habitual, sea lo que es correcto hacer.

Esto la llevó a concluir que, con la ausencia de datos evidenciada en la historia clínica, la atención no fue oportuna ni adecuada (fs. 324 vta.). Infirió ello, entre otras cosas, porque el episodio no fue detectado o consignado sino hasta el día 5 (324 vta. y 328) y por el lugar elegido para hacer la venopunción (fs. 327).

Por otra parte, el daño no hubiera sido de la misma magnitud si la infusión se hubiera suspendido inmediatamente después de los primeros signos (325).

Atento siempre a la conducta procesal de las partes, no puedo dejar de advertir la minimización que la Dra.

V. hizo de la extravasación (“la pequeña extravasación local”), que la perito colocara en su justo lugar. Fue importante, y si la paciente presentaba condiciones de cierta endeblez defensiva frente a agentes tan fuertes, “se debería haber previsto la utilización de una vía segura” (292 vta.).

En fin, justificada en el liminar escrito la legitimación por la muerte de su madre, bien ha hecho el juzgado en negar reparación porque no hubo nexo de causalidad entre la probada mala praxis y el Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L fallecimiento; fue consecuencia de una enfermedad dolorosa y, hasta ahora, invencible. Por lo menos en el estadio que cursaba cuando aparecieron algunos síntomas y fue diagnosticada.

Hubiera sido más prudente, dado lo que resulta de su deficiente actuación médica, que la Dra.

V. se hubiera abstenido de cuestionar el modo justo de imposición de costas resuelto en la instancia de grado. Habiendo pasado los actores (y especialmente su madre) lo que pasaron, aplaudo la discreción del Dr. P. de hacer una somera referencia a “las particularidades del caso juzgado”, particularidades que eximirían de mayor comentario. Pero, respondiendo a la insistencia de la médica y del hospital, digámoslo de una vez: la médica Dra.

V. “ganó” el pleito porque, a pesar de su mala praxis, la filigrana jurídica del sistema de reparación de daños no permite, como principio, que los hijos de una persona dañada culpablemente –que fallece prontamente sin reclamar indemnización-

puedan hacerlo por derecho sucesorio. Salvo el caso de “grandes daños”, ahora receptados en el art. 1741 del CCyC, sólo está

legitimado el damnificado directo para reclamar por el daño moral. Y, en casos como el de la especie, difícilmente puedan mostrar los damnificados indirectos un perjuicio económico derivado de la muerte de la madre.

El escrito de la Sociedad Italiana (fs. 554/5), a la luz de lo explicado, me parece absolutamente imprudente y está basado incluso en un hecho decididamente falso: sucede que la actora, muy por el contrario, contó con elementos debidamente valorados por el juez como de “mala praxis médica imputable a las demandadas” (fs. 502), para demandar una indemnización.

Por lo antedicho, que no pretende ser más que unas apostillas a la criteriosa sentencia del Señor Juez titular del Juzgado N° 78, Dr. H.P., propongo al acuerdo confirmar la sentencia en todo cuanto ha sido materia de agravio. Dado el vencimiento Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 mutuo y, nuevamente, “las particularidades del caso”, voto por que las costas de alzada también sean soportadas en el orden causado.

Por razones análogas a las expuestas por el Dr. L., las Dras. I. y P.P. votan en el mismo sentido.

Con lo que terminó el acto. Firmado: V.F.L., G.A.I. y M.P.P.. Es copia fiel del original que obra en el Libro de Acuerdos de esta Sala.

J.A.C.S. de Cámara nos Aires, de febrero de 2017.

Y VISTOS: Por lo que resulta de la votación de que instruye el acuerdo que antecede, se confirma la sentencia apelada en todo lo que fuera materia de agravios, con costas de alzada a ser soportadas por su orden. R. en cinco mil y trece mil pesos, respectivamente, los honorarios de los Dres. M.A. y S.S., apoderado y patrocinante de los actores; en cuatro mil quinientos y doce mil pesos, respectivamente, los emolumentos de las letradas Dras. C. y M.; en tres mil pesos los del Dr. G., letrado apoderado de la Sociedad Italiana de Beneficencia, y en tres mil quinientos pesos los del Dr. A., por su presentación de fs. 564/6.

Siguiendo las mismas pautas expuestas por el juez a fs.

562 vta., estando ajustadas a derecho las regulaciones de honorarios allí efectuadas por lo actuado en primera instancia, se las confirma. En cuanto a la mediadora, no explicándose haya yerro en la aplicación de la normativa vigente, no ha lugar a lo pedido a fs. 516 y estése a lo que ésta dispone.

R., notifíquese y devuélvase.

Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA L Hácese saber que la eventual difusión de la presente sentencia está sometida a lo dispuesto por el art. 164, 2° párrafo, del Código Procesal y art. 64 del Reglamento para la Justicia Nacional.

V.F.L.G.A.I.M.P.P.F. de firma: 07/02/2017 Firmado por: V.F.L., JUEZ DE CAMARA Firmado por: M.P.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: G.A.I., JUEZ DE CAMARA #13754402#171174738#20170207111234076

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS