Luces, robots y accesorios para 'tirar la pileta por la ventana'

 
EXTRACTO GRATUITO

Cuenta la historia que el origen de la expresión "tirar la casa por la ventana" se remite a la segunda mitad del siglo XVIII, cuando el rey Carlos III instaló la lotería en España y se hizo costumbre que los ganadores arrojaran sus muebles viejos a la calle para hacer lugar a los productos lujosos que adornarían su hogar. Desde entonces la expresión ha sido utilizada para anunciar grandes gastos e inversiones.

Hoy, gracias a los avances tecnológicos, existen múltiples objetos, mecanismos y accesorios que dan razones suficientes para "tirar la pileta por la ventana". Es decir, reemplazar los clásicos productos de mantenimiento por cascadas, limpiafondos o sistemas de iluminación de última tecnología.

Transformar una pileta común y corriente en una premium puede costar entre 40.000 y 500.000 pesos, aunque esto siempre dependerá del gusto y de los recursos de cada uno.

Agregar un climatizador es una alternativa muy atractiva para quienes pretendan ampliar la temporada de utilización de pileta. Instalar un sistema que utilice una garrafa de gas podría costar, para una pileta estándar de 4 x 8 metros, alrededor de 25.000 pesos. Mientras que colocar un panel solar -para utilizar energía renovable y no dañar al ecosistema- costará alrededor de 49.000 pesos para una pileta de iguales dimensiones.

Si bien es cierto que no es indispensable, Mariano Bidegain, de la constructora Perpool, estima que la climatización da la posibilidad de "utilizar la pileta hasta un 33% más".

La climatización, en muchos casos, va de la mano de la instalación de algún tipo de iluminación, lo que permite usar la pileta en horarios nocturnos. En este rubro, una luz de LED puede costar entre 2000 y 12.000 pesos, aunque en este último caso el sistema incluye tres luces, lo que genera una luminosidad más pareja.

El revestimiento de una pileta, es decir, pasar de la pintura a las venecitas, es un camino de ida. Los precios dependen de la calidad y cantidad de planchas que se necesiten para cubrir la superficie total de la pileta. Pero siguiendo el caso de una pileta de 4 metros de ancho por 8 de largo, el precio rondaría entre 35.000 -a razón de $ 450 por metro cuadrado para venecitas clásicas de la gama celeste o blanca-, y 95.000 pesos -a razón de 1300 pesos por metro cuadrado- para las premium, como las rojas y negras.

La buena noticia para quienes decidan hacerlo es que una vez instaladas, los dueños de las piletas se olvidarán para siempre de volver a pintar aquellas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA