La libertad de expresión en la Web

 
EXTRACTO GRATUITO

Internet se ha convertido en un medio clave para que los individuos puedan ejercer su derecho a la libre expresión y opinión, tal como lo garantiza el artículo 14 de la Constitución Argentina, la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En esta línea, un reciente informe publicado y elaborado por la Organización de las Naciones Unidas concluye que el acceso a Internet es un derecho inalienable y se equipara a la libertad de expresión.Ahora bien, el derecho a expresarse sin censura a través de la Web y sus redes sociales ha suscitado numerosos debates de corte ético y legal. Uno de ellos se refiere al derecho a utilizar seudónimos para acceder y opinar en el ciberespacio.Quienes defienden la utilización de nombres simulados (conocidos como los " blogu eros anónimos" o, en inglés, nym wars ) invocan los siguientes argumentos principales. Primero, creen que proteger la identidad de quien accede a Internet y opina resulta fundamental para consolidar el sistema democrático. En este sentido, Joinchi Ito, jefe del Media Labor del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), dijo que en países autoritarios cada chico que use Internet con su identificación a la vista corre riesgo de terminar en la cárcel. Segundo, la utilización de un alias permite el acceso irrestricto a todo tipo de información que circule por Internet; incluso la más confidencial y prohibida, como la que publica el sitio WikiLeaks (que revela supuestos "secretos de Estado"). A su vez, para garantizar el respeto a la reputación de otros, recomiendan la implementación de un sistema legal como el existente en Chile, que exige a los buscadores como Google o Yahoo! quitar el contenido ofensivo frente a la demanda legal, sin acciones ulteriores. En definitiva, alegan que los 2000 millones de usuarios de Internet del mundo tienen derecho a que su palabra tenga alcance global, inmediato y relativamente anónimo.Pero, por más atractivos que resulten estos argumentos, lo razonable es que se prohíba la utilización de seudónimos en Internet. El argumento principal para eso es el avance del crimen organizado a través del anonimato que les proporciona la Web. El auge de los blogs , redes sociales y las casillas de correo virtuales (estilo Hotmail) han abierto numerosas oportunidades para la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA