De los lectores: cartas & e-mails

 
EXTRACTO GRATUITO

ConfusiónLe pregunto al ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, señor Gollán, ¿qué opinaría si yo le digo que voy a pagar el impuesto inmobiliario, ingresos brutos y otros impuestos provinciales, pese a que no comparto en absoluto su ideología populista? Este señor confunde el rol de sus obligaciones, ¡y así estamos!Juan Bautista Garonamailto:garonajuan@speedy.com.arRegreso a la escuelaNinguna autoridad nos ha preguntado a nosotros, los padres, qué ocurre con los chicos en casa. O en la calle o la esquina, cuando no hay espacio en casa ni acceso a la tecnología y la conectividad, como les ocurre a muchas familias. La apatía, el desgano, el desinterés, la falta de motivación y creatividad, la ausencia de esperanza en el futuro, el deseo junto al miedo a salir y encontrarse con otros, el no sentirse parte, la negativa a conectarse a clase y a los grupos, el abandono definitivo de la escuela son solo algunas de las conductas que observamos. La mayoría del alumnado tendrá seguramente años por delante para volver a socializar y compartir en la escuela. Pero los que están por egresar, los de 6º y 7º año, ¿qué posibilidad de recupero tendrán de este, su último año, con todo lo que social y afectivamente significa? ¿Por qué no se considera la vuelta gradual, parcial, progresiva de estos alumnos en los meses que restan del año? ¿Por qué no salir del "todo o nada", "todos o ninguno"? ¿Por qué no permitir que aprendan a salir, aprendan a cuidarse y cuidar del otro en el encuentro con los otros, sus pares?Estoy convencida de que la función más importante de la escuela secundaria es la de propiciar la socialización. Espero que se busquen los caminos y los protocolos necesarios para que lo siga siendo.Margarita MrozekDNI 17.754.059IncorporaciónEn su edición del 22 de abril de 2011, el matutino Página 12 reproducía distintos cruces verbales de gran virulencia habidos entre Aníbal Fernández, por entonces jefe de Gabinete de Cristina Kirchner, y Alberto Fernández, quien ya estaba fuera del gobierno. El hoy presidente de la Nación remataba el intercambio nada amistoso de este modo: "Nunca fui obediente. Nunca me disfracé de progresista. No lo conocí a Jauretche porque La Cámpora me recomendó conocerlo. Nunca trabajé con José Manuel de la Sota. Nunca quise irme escondido en un baúl. Si Aníbal revisa lo que me debe a mí personalmente, se daría cuenta de que no tendría que hablar así".Estas duras declaraciones permiten intuir como muy probable la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA