De los lectores: cartas & mails

 
EXTRACTO GRATUITO

Castigo más severoAnte la avalancha de información, las cosas se confunden. No es lo mismo el funcionario público que exige una coima para poder trabajar en una obra pública que el empresario que la ofrece para poder hacerla. En el primer caso el funcionario extorsiona, pues tiene en sus manos la posibilidad de trabajo de tantas industrias, con lo que ello conlleva en caso de no haberlo. En el segundo, el empresario intenta conseguir la obra corrompiendo al funcionario. Ambos son delitos, pero veamos la diferencia. El empresario que recibe el pedido de coima tiene dos caminos: darla y entrar así en el círculo vicioso de la coima y el necesario agregado, el sobreprecio, o denunciarlo a la Justicia "oyarbidesca". ¿Alguna duda sobre el posible resultado? Y el funcionario honesto que recibe el ofrecimiento de coima puede denunciar teniendo detrás el poder del Estado y la justicia que elija.Nunca tuve en alta consideración a la mayor parte de nuestra clase dirigente industrial, todo lo contrario, pero veo en esto una verdad diferente. La ley debería ser el doble de dura con el funcionario que coimea, con el policía que delinque y también con el juez corrupto que con el ciudadano común. El peso de la responsabilidad que el Estado pone en sus funcionarios con sus consecuencias en la vida de la Nación hace la diferencia.Juan Miguel PratsDNI 4.369.713Extinción de dominioSi se aprueba una correcta ley de extinción de dominio, ¿se imagina el lector cuántos gobernadores e intendentes tendrán que pasar por los tribunales? El problema está en que los senadores son exgobernadores o representantes de los actuales y van a bloquear toda ley que los alcance. Es urgente depurar totalmente el espacio político con un voto contundente. Solo se opondrán los kirchneristas muy comprometidos, los mentalmente intoxicados y también aquellos peronistas que se enriquecieron cantando "combatiendo el capital".Roberto Fernández BlancoDNI 5.173.553Dos actitudesAlfredo Casero pidió disculpas por sus dichos sobre algunos aspectos relacionados con las organizaciones de derechos humanos. Reconoció que no fue suficientemente cauto y, demostrando que es una persona de bien, pidió perdón. No ha ocurrido lo mismo en otras situaciones. Muchos recordarán el caso de la señora Ernestina Herrera de Noble, a quien se acusó de apropiadora de sus hijos adoptivos. Después de un largo litigio y de un acoso virulento se demostró -genética y judicialmente- que la acusación era falsa. Nadie, en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA