Larreta, el regreso al eje del poder de la rueda de auxilio de Macri

 
EXTRACTO GRATUITO

En la Casa Rosada definiendo . Pero también en Rosario con José Corral, en Lanús con los candidatos "sin tierra" bonaerenses de Pro y grabando spots para Emmanuel Gainza, candidato macrista a intendente de Paraná.Al veloz compás de la preocupante situación de la economía, y en consenso con la Casa Rosada, distrae muchas de sus horas de gestión porteña para hacer política al lado de Mauricio Macri y Marcos Peña, el jefe de Gabinete que hoy lo llama "varias veces al día", como reconocen cerca de ambos dirigentes."Habría que ser tonto si no lo llaman, está en el top 3 del macrismo. Marcos le pidió que se meta y aporte a la campaña", lo describe uno de sus funcionarios de confianza. Lo cierto es que el jefe de gobierno porteño trabaja en la campaña nacional por la reelección del Presidente. Y en tándem con María Eugenia Vidal -a quien está unido desde que le dio su primer trabajo en la Anses, hace casi dos décadas-, Rodríguez Larreta lleva la voz cantante en reclamos como el de "medidas ya" para frenar la inflación y alentar el consumo, analizadas el jueves en la Casa Rosada con otros funcionarios y los gobernadores de la UCR.Ante sus colaboradores, el jefe de gobierno es cauto cuando habla de economía. "Marcos le dijo que los acuerdos de precios y las medidas van a funcionar", repitieron en su entorno. Otro de sus colaboradores insiste en que su jefe "está del lado de los que presionan para que se haga algo, mientras [Nicolás] Dujovne cree que manteniendo el dólar estable y sin agitar olas se llega bien a la elección", describe el asesor. Al igual que Peña, Larreta es uno de los encargados de "reparar" el vínculo de Macri con el empresariado, un objetivo del propio Presidente.Aunque preocupado por la economía, Larreta es optimista. "Esto se termina polarizando con Cristina", afirma, y sugiere que la candidatura de Roberto Lavagna "está terminada". En público, Rodríguez Larreta solo afirmó que le parecía "contradictoria" la actitud del exministro de Néstor Kirchner, sin entrar en detalles. Pero la sensación que tiene, de sus charlas con Sergio Massa y Marcelo Tinelli -dos de sus amigos de la política- es que no habrá acuerdo "de consenso" que impulse a Lavagna sin una interna. Con relación a Tinelli, cerca suyo son contundentes. "Marcelo no juega, no va a cerrar con nadie. Cien por cien seguro", coinciden distintos referentes del larretismo.La misma convicción aparece cuando el tema de conversación es Martín Lousteau, que multiplicó sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA