El largo romance de las urnas con el bolsillo

 
EXTRACTO GRATUITO

La historia de las elecciones legislativas desde el regreso de la democracia exhibe una correlación bastante directa entre la situación económica y el resultado en las urnas. Aunque resulta inadecuado atribuir únicamente el desenlace de cada comicio a los indicadores macroeconómicos, éstos han desempeñado un rol importante, según los analistas políticos y económicos consultados por LA NACION.

Al recorrer las elecciones legislativas, se observa que en 1985 -tras el inicio del plan Austral- la economía crecía, la inflación comenzaba a caer, y el radicalismo ganó. En 1987 la suba de precios se aceleró y el crecimiento económico fue leve; el partido gobernante comenzaba a perder el poder en manos del peronismo hasta su dura caída en 1989. En 1991 y 1993, con la convertibilidad en marcha luego de la hiperinflación, el peronismo de Menem logró imponerse, con más de 10 puntos de ventaja, al radicalismo.

En 1997, tras el efecto tequila y la fuerte suba de la desocupación, la Alianza (con el PJ disidente y la UCR) le ganó por unos 9 puntos porcentuales al menemismo. En octubre de 2001, la Alianza, ya como gobierno y con la convertibilidad a punto de estallar, perdió frente al peronismo por 14 puntos porcentuales. En 2005, con Kirchner consolidado en el poder y la economía en recuperación, el Frente para la Victoria sacó 41,5% frente al 15,3% de la UCR. En 2009, como reflejo del agotamiento local del modelo -exhibido en la crisis con el campo- y de la aguda crisis internacional, el gobierno de Cristina Kirchner obtuvo una muy moderada ventaja de 2 puntos frente al Acuerdo Cívico y Social, integrado por la UCR, la Coalición Cívica y el socialismo, y Pro logró casi 20 puntos; el Indec informaba un crecimiento del 0,1%, que luego del fin de la manipulación, se supo que resultó ser una caída del 6%; para las consultoras privadas, la recesión fue del 4% ese año. Más aún, el gobierno perdió la elección bonaerense, pese a que la boleta estaba encabezada por el ex presidente Néstor Kirchner, enfrentando a Francisco De Narváez.

En 2013, la regla se rompió: la economía creció 4,3% según el FMI. Pero el cepo afectó negativamente las expectativas de la clase media por las restricciones a la compra de dólares. El gobierno salió primero a nivel nacional, pero volvió a perder en la provincia de Buenos Aires frente al massismo y se sepultó la idea de una "re-reelección" de Cristina Kirchner.

El presidente de la Academia Nacional de Historia, Roberto Cortés Conde...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA