Los ladrones sacaron provecho de la oscuridad

 
EXTRACTO GRATUITO

A la falta de luz, a dos comerciantes se les sumó el drama de la inseguridad. Al amparo de la oscuridad, los ladrones asaltaron una tienda de carteras de Barrio Norte y una boutique de mascotas de Recoleta.

Pasadas las 8 de ayer, Carolina González, empleada de la reconocida casa Blaqué, llegó al local situado en Santa Fe 2390 y advirtió que la reja de la puerta de entrada había sido removida. "Cortaron los cuatro candados de los extremos y la cadena. Se llevaron la mitad de la mercadería exhibida", explicó, de manera escueta, a LA NACION.

Dentro del local, que ayer a la mañana continuaba sin energía, se podía ver el desorden que habían dejado los ladrones, las estanterías vacías y las carteras tiradas en el suelo. "La puerta de vidrio estaba corrida, pero sin romper", agregó. No hubo más violencia que los destrozos porque el hecho ocurrió durante la noche, cuando no había empleados. Por la falta de electricidad, la alarma que los protege a diario no funcionaba y, según contó la empleada, anteayer a la caída del sol ya no se veían efectivos policiales ni agentes de tránsito en la calle.

Hasta las mascotas

Las peores consecuencias por la falta de energía también llegaron a la tradicional avenida Alvear. Allí, en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA