Juan Grabois: el poder y las alianzas del socio más incómodo para el Presidente

Juan Grabois deambulaba, teléfono en mano, por su oficina de la calle Agustín Álvarez, en Olivos. Acababan de ordenar de la familia Etchevehere y él cavilaba qué hacer. Había militantes que querían atrincherarse. A 15 cuadras de allí, la quinta presidencial estaba en vilo. "Nos vamos", fue la orden de Grabois. Pero el aliado del Gobierno no se privó de pedirle al Presidente que dejara deA pesar del desafío, Alberto Fernández Las cosas habían llegado tan lejos que el anuncio fue un alivio. A su alrededor había bronca. "Que se saque la camiseta y salga del equipo, si es lo que quiere", dijo un funcionario con despacho en el primer piso de la Casa Rosada cuando veía en vivo, con LA NACION de testigo, el anuncio de Grabois por televisión.Aliado en eterna tensión, Grabois nunca quiso ser funcionario y quedar del lado de adentro del gobierno de Fernández. Colocó, sin embargo, a gente propia en lugares estratégicos. Una es de su núcleo duro, la directora del ministerio de Justicia que pasó la noche del miércoles en el campo."Ella avisó", confirmó a LA NACION un funcionario del ministerio. "No dijo -sonrió el funcionario- que iba a pasar la noche ahí adentro". Cuando ya había desatado una controversia nacional, Carpineti recibió un llamado de la Casa Rosada: la invitaban a bajar el perfil, la exposición ya había sido suficiente, relató a LA NACION un miembro de alto rango del Gobierno.El cargo de Carpineti es el de directora nacional de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia. Es una de las siete funcionarias que el movimiento de Grabois tiene dentro del Gobierno (una secretaria de Estado, dos subsecretarias, tres directoras y una subdirectora). Su espacio político, el Frente Patria Grande, cuenta con dos diputados nacionales, Itai Hagman (líder de Patria Grande, el partido de extracción estudiantil con el que se alió el Movimiento de Trabajadores Excluidos de Grabois) y y con una legisladora porteña,La gente de Grabois no ocupa cargos de primera línea en el Gobierno, pero está en lugares que son vitales para su plan de construcción política. Es el caso de Carpineti, que tiene, dentro del Ministerio de Justicia, tres funcionarios de rango más alto que ella, pero que maneja los 104 Centros de Acceso a la Justicia (CAJ), oficinas del ministerio distribuidas por todo el país, que brindan asistencia legal, sobre todo, en lugares vulnerables. Los CAJs son, en total 215 - si se suman a los 104 centros fijos aquellos "itinerantes".Ninguna otra dirección del Ministerio de Justicia tiene semejante despliegue territorial...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba