Javier Cercas: 'Las mentiras no solo fabrican esclavos; también matan'

 
EXTRACTO GRATUITO

Javier Cercas quedó atrapado -si cabe en su caso la expresión- en Vergés, un pueblito catalán de poco más de 1100 habitantes, 130 kilómetros al nordeste de Barcelona. Allí pasa la mitad del año junto a su familia y allí estaba cuando el gobierno español declaró el estado de alarma en su intento de detener el azote del . Un azote que le aportó una oportunidad, en el plano profesional, pero que lo preocupa -y mucho- cuando piensa en el día después de esta crisis planetaria."Para un escritor, este período de encierro es más llevadero que para otras personas", dice a la nacion. "Al fin y al cabo, nuestra vida habitual es una vida de confinamiento, dedicada básica y felizmente a leer, a escribir y a pensar en las musarañas", lanza, en la primera de sus varias ironías. (¿Qué es una musaraña? Un mamífero pequeño, parecido a las ratas y ratones). "Y sí, a eso me dedico en estos días -añade-, sobre todo a escribir la segunda parte de Terra alta, mi última novela. Dejar de viajar no me importa mucho, pero dejar de correr sí: correr es mi droga favorita".Muy distinto es su tono, sin embargo, cuando centra su mirada en la pandemia actual, que cada día arroja números de tres y cuatro cifras sobre muertos y contagiados en España e Italia. Expone sus temores sobre un florecer de las tendencias aislacionistas, un posible retroceso de las democracias y la expansión del nacionalismo. "Me parece prudente prepararse para lo peor, mientras se trabaja para lo mejor", sugiere.¿Qué sería lo peor o lo mejor, según con cuanta ironía se lea a Cercas? Según ha dicho a la prensa española, teme las consecuencias políticas y económicas del avance del virus por el mundo, pero que en lo esencial, completa, en lo que nos define como humanos, "el Covid-19 no nos cambiará, seguiremos siendo la misma banda de descerebrados de siempre", lo que ahora refuerza y completa al dialogar con la nacion.Otrora profesor de filología inglesa y literatura española, Cercas acumula algunas de las obras más impactantes y laureadas de las últimas dos décadas. De Soldados de Salamina a La velocidad de la luz, y de Anatomía de un instante a Terra alta, cuya segunda parte escribe mientras sigue en Vergés y mira con preocupación los próximos pasos de la Unión Europea. "Es la única posibilidad de preservar la paz, la prosperidad y la democracia en el continente".-¿Se imaginó alguna vez como escritor vivir lo que estamos viviendo estos días?-No.-¿Cree que alguna vez miraremos hacia atrás este...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA