La invención de los enemigos económicos

 
EXTRACTO GRATUITO

"Estamos librando dos guerras al mismo tiempo: la sanitaria y la económica". La sobreutilización de las metáforas bélicas en el Gobierno no es solo un lugar común de tiempos de incertidumbre. Refleja, además, la visión y el impacto en el ánimo de los principales funcionarios frente a la situación desatada por el Covid-19. También explica reacciones y prenuncia políticas en cursoDespués de dos semanas de confinamiento, la opción entre vida y economía va perdiendo entidad, fuera de la narrativa tribunera, ante la parálisis casi total de la mayoría de las actividades y con sus consecuencias visibles y previsibles. Allí aparece la elección de las imágenes guerreras. Sirven para unir, atacar y defenderse. En juego están la defensa del interés general, la preservación de un bien superior y la vigencia de un estado de excepción. Como ocurre en las guerras.Con ese marco conceptual, en los principales despachos oficiales empezó a instalarse y a difundirse una máxima: hay sectores económicos que están jugando en contra (del interés nacional, del pueblo, de las mayorías) y en defensa de sus intereses particulares. Por convicción o como estrategia discursiva. Por conveniencia política o por prejuicios. Cualquier opción es válida. El factor ideología no aparece tan nítido, al menos en las decisivas oficinas del primer piso de la Casa Rosada.Los voceros del Presidente relativizan, matizan o individualizan (contra cualquier generalización) las expresiones que parecen acercarlo al cristinismo del que alguna vez se fue. Sin embargo, la suma de enojos públicos de Alberto Fernández en la última semana arroja un resultado elocuente del partido que se empezó a disputar en paralelo con el desafío sanitario. Fue una dura derrota por 3 a 0 para el equipo de los empresarios, banqueros y comerciantes.Los funcionarios, en cambio, terminaron con un envidiable invicto en público, a pesar de algunos notables yerros exhibidos. Para ellos solo trascendieron reproches en la intimidad de Olivos. Ginés González García, Miguel Pesce y Alejandro Vanoli agradecen la deferencia.Fernández pareció completar la arquitectura de su nuevo andamiaje dialéctico, parido por la emergencia sanitaria, con dos claras definiciones en una entrevista con el periodista kirchnerista Horacio Verbitsky.Por un lado, expresó su complacencia con sendos proyectos para gravar las grandes fortunas personales y a quienes se acogieron al último blanqueo de capitales, aprobado por el Congreso durante el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA