Intercambio entre las dogmáticas penal y civil. Casos de violación contractual

Autor:Oscar García Rúa
 
EXTRACTO GRATUITO
García Rúa, Intercambio entre las dogmáticas penal y civil
1
Intercambio entre las dogmáticas penal y civil*
Casos de violación contractual
Por Oscar García Rúa
El quebrantamiento del contrato, por la parte que viola la buena fe, base del
acuerdo, debe llevar al letrado que considera el caso a determinar si está afectada
sólo la normativa privada específica o si se encuentra ante uno de los delitos que
componen la tutela penal contractual.
Para ello, es de fundamental importancia que conozca tanto la dogmática del
derecho privado correspondiente como la penal para poder concluir qué herramienta
legal será la más adecuada para la defensa de su cliente. Será menester que co-
nozca, en la medida adecuada, tanto una como otra rama dogmática, cuyo intercam-
bio normativo será de la mayor utilidad para el profesional. Veamos algunos ejem-
plos.
Un banco de esta plaza, ante la ocupación por intrusos de un inmueble de su
propiedad, que tenía desocupado desde hacía catorce años, acciona por usurpación
(art. 181, Cód. Penal). Tanto el fallo de primera instancia como el de segunda deses-
timaron la acción porque “No basta el derecho a la posesión del inmueble por el titu-
lar del dominio, sino que se exige el ejercicio efectivo de la posesión, con el carácter
de un poder de señorío autónomo, para que se tenga por configurado el delito de
usurpación. Especialmente, porque en este caso el inmueble en cuestión estuvo
abandonado y desocupado por catorce años”
1
.
El jefe de la sección asuntos legales del banco, especialista en derecho civil, di-
jo al letrado que promoviera la acción: “Debiste haber intentado un interdicto de re-
cobrar, ya que tuvimos la „posesión actual‟ y podíamos acreditar la clandestinidad de
los intrusos (art. 614, Cód. Proc. Civil y Com. de la Nación) o intentar un interdicto de
adquirir la posesión, porque tenemos título suficiente, ninguna otra persona lo tiene y
nadie, que no sea el banco, es poseedor (art. 607, Cód. Proc. Civil y Com. de la Na-
ción)”.
Quien accionara, contestó: “Es que hay fallos que han resuelto en el sentido,
que pretendíamos”
2
.
Arguyó el jefe: “Sí. Pero si había fallos contradictorios, no debiste haber arries-
gado. Ningún juez civil te habría exigido „la posesión efectiva‟. Entre los medios de
protección del cuadro de defensa del posesorio tenes que elegir el más seguro”.
* Extraído del artículo publicado en “La Ley Actualidad”, 10/10/13, p. 4. Bibliografía recomenda-
da.
1
CNCrimCorr, Sala I, 13/7/11, “Palacios, Gustavo A.”, c. 40.728.
2
CNCrimCorr, Sala VI, 4/3/03, “Isaurralde, María E.”, c. 20.596.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA