Un instante de pasión

 
EXTRACTO GRATUITO

Viajar y recorrer una ciudad es siempre una experiencia de vida, pero andar y descubrir tu propia ciudad tiene otro valor, un atractivo, que al hallarlo es como conocerse más a uno mismo.

Las fotografías de Claudio Larrea, reunidas en la muestra El amante de Buenos Aires, reflejan la nostalgia del esplendor de una ciudad que fue casi una reina. Aquella belleza de la década de 1930, hoy en decadencia, con la que ingresó a la modernidad, es descubierta en las veintiocho fotos que se exhiben hasta febrero en el Centro Cultural Recoleta. Un cisne en una escalera, el lobby de un banco, un edificio en Parque Patricios, el mirador encerrado entre dos muros del sindicato de actores que el fotógrafo descubrió al visitar a un amigo, el techo y los murales del antiguo teatro Empire, las cúpulas de la galería Güemes, de las galerías Pacífico y la Biblioteca Nacional son...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA