La mayor infraestructura pendiente: la institucional

 
EXTRACTO GRATUITO

Se llama infraestructura al conjunto de servicios necesarios para que un país funcione correctamente. La Argentina presenta importantes carencias y fuertes deterioros, acentuados en la última década, en el desempeño de las cuatro principales áreas de infraestructura económica: transporte, energía, agua y telecomunicaciones. Para mejorarlas, tal como lo han señalado estudiosos y expertos, el país requiere proyectar las http://www.lanacion.com.ar/1550876-de-vido-admite-1500-cortes-de-luz-en-buenos-aires-y-promete-mas-obrasen el corto y en el mediano plazo.De la dificultad para proveer bienes públicos infraestructurales hay ejemplos sobrados en estos días. Un golpe de calor dejó a una cantidad muy importante de gente sin servicios esenciales durante http://www.lanacion.com.ar/1651357-no-cede-la-ola-de-calor-aumentan-los-cortes-de-luz-y-las-protestas-callejeras. Los cortes de luz se extendieron a mansalva, sin la menor planificación, y las autoridades se mostraron completamente impotentes para lidiar con el problema. Las consecuencias de la insuficiencia de infraestructura se traducen muy rápidamente en un daño concreto hacia la población, en particular la más vulnerable, como ocurrió con los miles de ancianos y enfermos que quedaron atrapados en los pisos superiores de sus viviendas durante días.Esos problemas tienen un efecto directo y diario sobre la vida de la población. Para resolver esas cuestiones necesitamos técnicos especializados y no el primer funcionario que se le ocurra designar a la Presidenta por razones de lealtad, corriente política, apego personal o nepotismo.Ahora bien, cabe notar que, a los problemas de infraestructura física que padece el país, debe agregársele una carencia todavía más grave y urgente, que es la infraestructura institucional. Constituye un área que necesita de una atención colectiva prioritaria y que, en muchos sentidos, es todavía más importante que la anterior, ya que sólo la infraestructura institucional hace posible y sustentable un proyecto de vida comunitaria en la que imperan la ley y la justicia, virtudes cardinales de la democracia.En efecto, la infraestructura institucional, que se encuentra desde hace años gravemente dañada, en esta década ha sido directamente dinamitada. En la misma crisis energética se puso en evidencia este déficit. Los funcionarios denuncian a las empresas por las malas prestaciones, cuando deberían haber sido ellos, a través de organismos de control independientes y competentes, los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA