Cómo impactará la economía en el voto... y el voto en la economía

 
EXTRACTO GRATUITO

La influencia de la situación económica será entre neutral y levemente positiva para el Gobierno en las próximas elecciones, en las que la mirada de los inversores estará focalizada en torno de las posibilidades que se le generen al kirchnerismo de volver o no al poder en 2019.

En medio de una recuperación económica despareja y lenta y con una inflación que, aunque tiende a bajar, sigue siendo alta, la gestión de Mauricio Macri se jugará sus chances de consolidar el proceso de reformas que empezó en diciembre de 2015 y que definirá si se aceleran las inversiones después de octubre próximo.

El último relevamiento de expectativas del mercado (REM) que publica el Banco Central (basándose en las proyecciones de más de 60 centros de estudio) indica que la inflación esperada para junio es del 1,5%; julio, del 1,4%; agosto, 1,3%; septiembre, 1,3%, y octubre, 1,3 por ciento. Respecto del crecimiento económico, se prevé que el segundo trimestre termine en el 1,4% y el tercero, en el 1,2%, mientras que el año cerraría en el 2,6 por ciento. El dólar estaría en agosto en $ 16,5, y en octubre valdría $ 16,9, mientras que en los próximos 12 meses llegaría a 18,6 pesos. En cuanto a la inversión, los analistas consultados por Latinfocus creen que crecerá en 2017 el 6,4% (en la industria, un 2,4%).

El equipo económico jura que no habrá grandes cambios en el plan económico después de los comicios, ya que se mantendrá el enfoque gradualista, básicamente porque no cambiará demasiado la correlación de fuerzas en el Congreso, aunque un buen resultado para el oficialismo consolidará sin duda su poder de negociación con otras fuerzas políticas, como ocurrió en 2016.

Los funcionarios no descartan que se decida una reducción del número de ministerios, como trascendió en las últimas semanas, pero relativizaron su importancia como mecanismo de disminución del déficit fiscal. "Puede ser una medida importante en términos simbólicos, pero la clave es seguir cumpliendo con el control de todo el gasto público", afirmó a LA NACION uno de los tres ministros que fueron consultados para esta nota.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dijo que "este año bajará el gasto público dos puntos en términos reales, al mantenerlo congelado en relación al PBI" y destacó la importancia de avanzar en la ley de responsabilidad fiscal con las provincias, que es donde más creció el empleo público durante el kirchnerismo.

Dujovne se mostró confiado en que el Gobierno obtendrá un buen resultado en las elecciones de medio término y admitió que, mientras algunas inversiones siguen adelante, como en el sector minero y en la obra pública, otras están a la espera del resultado de los comicios.

El ministro del Interior, Obra Pública y Vivienda, Rogelio Frigerio, dijo que "la hoja de ruta ya está definida y no va a cambiar, aunque el desafío es ambicioso porque después de las elecciones, además, queremos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA