Una identificación que llegó a ser adictiva

 
EXTRACTO GRATUITO

El sábado 17 de noviembre, en la antesala de los premios Tato, Juan Leyrado le dejó al autor de estas líneas la mejor ilustración del éxito de Graduados : "Siento que mi familia no se da cuenta de mi llegada cada vez que vuelvo a casa a la noche después de grabar. Tan pendientes y concentrados están todos con la historia que me siguen más en la tele que en persona", comentó el actor, entre risueño y asombrado.La síntesis no podría ser mejor, porque explica a la perfección cómo el televidente promedio de Graduados (un televidente que aparece representado en múltiples niveles de edad, género, formación y gustos televisivos) pasó rápidamente de espectador a adicto. Sólo de este modo se explican los éxitos televisivos que trascienden lo que ocurre en la pantalla: quienes lo miran se sienten al mismo tiempo parte de la historia. Por más artificial e idealizado que resulte todo lo que se cuenta (al fin y al cabo se trata de otra ficción), el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA