Historia de fe: Nicolás, el niño de la recuperación milagrosa

 
EXTRACTO GRATUITO

CÓRDOBA.- "El milagro de Nicolás no fue algo automático. Cuando le dieron de alta era como un muñeco de trapo. Nos dijeron que no iba a ver, no iba a hablar y tampoco iba a caminar. Sólo respiraba y deglutía. No tenía ninguna expresión. Cuando lloraba, se le caían las lágrimas con los ojitos abiertos como única manifestación de dolor." Así recuerda Sandra Valino de Flores los primeros momentos de la curación de su hijo, que fue reconocida por el Vaticano como un milagro obtenido por intercesión del cura José Gabriel Brochero y en virtud del cual ese sacerdote argentino será proclamado beato en poco más de dos meses en Córdoba, provincia donde nació, vivió y murió.Cuando tenía 11 meses, en septiembre de 2000, Nicolás perdió gran parte de su masa encefálica -el hemisferio izquierdo del cerebro- a raíz de un golpe en la cabeza en un accidente automovilístico. Para sorpresa de todos, el bebe sobrevivió a tres paros cardíacos y, con el tiempo, aprendió a hablar, pudo caminar, ver y expresar sus emociones. Nicolás tiene hoy 13 años y un coeficiente intelectual de entre 50 y 60, cursó y aprobó sexto grado en una escuela común con la ayuda de una maestra integradora, y el próximo año podría iniciar el secundario.El 14 de septiembre asistirá junto con sus padres a la misa de beatificación del cura Brochero, en calidad de "milagrado", como denomina la Iglesia al beneficiario de la intercesión divina.En 1973, al exhumarse los restos del sacerdote cordobés, 59 años después de su muerte, se halló intacta su masa encefálica, la que hoy se conserva en una urna en la iglesia la localidad cordobesa en la que vivió y a la que se le dio su nombre: Villa Cura Brochero. Si bien la Iglesia no considera la incorrupción como signo de santidad, se interpreta que la coincidencia con el caso de Nicolás –la virtual recuperación de su masa encefálica– porta un mensaje para la actualidad. "Brochero era muy capaz y aplicó toda su capacidad intelectual a la integración social, a la solución de los problemas de la gente, como los caminos, el agua y otras obras que lo describen como un modelo de sacerdote y de ciudadano", dice el padre Jorge Frigerio, titular del Centro de Estudios Brocherianos.En la Villa Cura Brochero, sus cerca de siete mil habitantes se preparan para recibir a una multitud en septiembre, para la misa de beatificación que celebrará el enviado del Papa, el cardenal Angelo Amato, titular de la congregación pontificia para la causa de los santos.Cuando ocurrió el accidente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA