La historia de elepants (o cómo hacer de un pijama el último grito de la moda)

 
EXTRACTO GRATUITO

Es el único varón de siete hermanos. A los 20 años se compró unos pijamas a cuadros en los Estados Unidos para usarlos en sus eventos sociales: asados, pospartido de rugby y boliches. Los demás le decían payaso, ridículo. Cuatro años después, Augusto Mustafá es dueño de Elepants, la marca de pantalones de diseño más popular entre el público de 13 a 25 años, y estima una facturación anual de $ 100 millones para 2016.

La iniciativa de fundar la marca la tomó a fines de 2012, cuando comenzó a notar que cada vez más personas se interesaban por sus pantalones. "Tenía unos ahorros de $ 10.000, entonces agarré un día y fui a Once con mi mamá a comprar telas; mucha variedad y poca cantidad al principio. Luego mi hermana mayor me presentó a su cuñada que arreglaba ropa; le mostré lo que quería armar y así empezamos. Como todavía trabajaba en la empresa familiar y además estudiaba, sólo vendía en un showroom en mi casa todos los días, de 6 a 9 de la noche", cuenta Mustafá.

A mediados del año siguiente se contactó a través de Facebook con la marca de alpargatas QA para ver si las podía vender con Elepants. Lo que sucedió finalmente es que terminó conociendo a su futuro socio, Fermín Laborde, que había fundado la empresa de calzado tres años antes. Juntos decidieron invertir $ 100.000 entre los dos y unir ambas marcas sin perder su respectiva identidad. "No nos conocíamos con Fermín, pero en la primera reunión ya surgió que íbamos a ser socios; sabía que iba a ser importante la experiencia de su emprendimiento", dice Mustafá.

En 2014 abrieron una oficina de 120 metros cuadrados en avenida Córdoba y Callo, donde también guardaban la mercadería. Dos años después, los socios se expandieron a 3 pisos completos en el mismo edificio, y dos depósitos en Palermo y Belgrano.

"Reinvertimos el 100% de las ganancias. También ampliamos el personal, pasamos de ser sólo 7 empleados a 58; muchos vienen de cinco años de experiencia en compañías grandes como Ford, Rapsodia, Nobleza Picardo y Arcor", explican.

En los últimos dos años también expandieron su red comercial: pasaron de tener un local en Recoleta a operar cinco tiendas exclusivas, 15 franquicias y más de 100 puntos de venta multimarca con presencia en todo el país, en los que se comercializan sus pantalones a un precio promedio de 580 pesos. Además tienen un pie en el exterior con una sucursal en la capital de Paraguay.

"Para este año nuestro gran objetivo era abrir locales en los shoppings, que representan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA