Hipoteca invisible

 
EXTRACTO GRATUITO

El populismo se caracteriza por sacrificar el largo plazo para ganar poder en el corto plazo. Así como la infraestructura del país está abandonada mientras aumenta el consumo de energía, también las instituciones, que son el capital intangible de una Nación, se encuentran degradadas y serán las generaciones futuras las que carguen con el pesado costo de reconstituirlas.Los daños institucionales, por ser intangibles, no se advierten de inmediato y su identificación se hará palpable durante el poskirchnerismo, en la transición hacia la anhelada recuperación de la República. En la superficie pueden advertirse casos de corrupción, el cercenamiento de muchas libertades, el desmantelamiento de los órganos de control, las presiones sobre la Justicia, los abusos en la publicidad oficial, el incumplimiento de fallos de la Corte Suprema por el Poder Ejecutivo Nacional, la falta de transparencia de los actos públicos y otros avances sobre los principios republicanos y la división de poderes.Esos casos se refieren a daños institucionales dentro del Estado. Pero en su afán de "ir por todo", el kirchnerismo ha cooptado también organizaciones sociales que deberían representar intereses permanentes de la sociedad civil y conservarse ajenas a los vaivenes de la política partidaria y sus pequeñas miserias. De allí el apetito kirchnerista por convertirlas en meros instrumentos de su estrategia para acumular poder de cualquier manera. Al mismo tiempo, castigó sin piedad a muchas otras que expresaron sus disidencias con las políticas oficiales o cuestionaron el inconsistente relato oficial, como algunas asociaciones de consumidores.Las organizaciones no gubernamentales (ONG) satisfacen necesidades de la sociedad que el Estado no siempre llega a atender. Son percibidas como esenciales por el conjunto y gozan de credibilidad precisamente por sus aspectos altruistas, solidarios y no contaminados por el dinero o el poder.Dentro de la amplia gama de ONG, hay algunas que son más tentadoras para el afán prostituyente de quienes no encuentran límites morales a sus intereses cortoplacistas. Son aquellas que ayudan a grupos sociales desaventajados, brindándoles apoyo económico, educativo y también institucional. Para ello, actúan como voceros autorizados ante los poderes públicos haciendo petitorios formales, concurriendo a audiencias e interactuando con agencias del Estado nacional, provincial y municipal. El kirchnerismo ha conseguido manipular a muchas de esas organizaciones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA