Los grandes toman el control

 
EXTRACTO GRATUITO

La última reunión del comité ejecutivo de la AFA transitó por un arcoíris de sensaciones. Comenzó con un pase de facturas, siguió con vehementes respuestas y terminó con una certeza votada por unanimidad: Luis Segura seguirá siendo el presidente hasta el 29 de junio de 2016, cuando se elegirá a su sucesor. La carrera electoral comenzará en mayo del año próximo y se podrán presentar todos los que consigan siete avales.

En las primeras dos horas del debate (la reunión se extendió por otra hora debido al sorteo del torneo de Transición) la clase media y media baja del fútbol argentino se rebeló. Sus dirigentes entienden que los dejaron afuera de la cocina del poder. Algo de eso pudo verse antes de que todos los integrantes del comité se juntaran en el recinto. Algunos llegaron por su cuenta. Otros (Matías Lammens, Chiqui Tapia, César Martucci, Matías Patanian, José Lemme, entre otros), lo hicieron desde la oficina de presidencia. Allí habían hecho la previa.

En ese aperitivo, todos ya sabían que había un acuerdo firmado por los apoderados de Segura y de Tinelli. Y que el Gobierno jugaba por detrás: condicionaba el adelanto de la cuota de enero del Fútbol Para Todos a la normalización de la AFA y el llamado a elecciones para el mes de junio. Los directivos hace rato que saben que no les queda margen de maniobra. Por eso, en la antesala del recinto del comité hubo caras largas y hasta algún enojo con la prensa por ventilar detalles de un acuerdo que muchos desconocían.

Esa bronca se prolongó en las deliberaciones. Mario Leito (Atlético Tucumán), Alfredo Dagna (Olimpo) y Nicolás Russo (Lanús) fueron la voz cantante de los descontentos. Pidieron mayor representatividad en la nueva estructura de poder. El ingeniero Dagna fue el más vehemente del trío: "Acá nos ladramos entre todos y nos peleamos por ver quién lo hace más fuerte ¡Pero acá hay que venir a laburar!", resonó el vozarrón de Dagna. A los reclamos de una mayor federalización de los cargos, Segura respondió que estudiará el asunto. El comité le dio libertad de acción para formar su nuevo gobierno con quienes elija. Segura no es ingenuo: sabe que si se aparta un centímetro de lo consensuado con Fernando Marín, el flamante coordinador del Fútbol Para Todos puesto por el presidente Macri, su teléfono celular arderá.

Al único que Segura sí confirmó fue a Matías Lammens. Como adelantó ayer LA NACION, el presidente de San Lorenzo será el nuevo tesorero. Y deberá resolver un descubierto bancario...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA