Una goleada para reencontrarse y cargar baterías

 
EXTRACTO GRATUITO

La gestión de Alejandro Sabella a frente de la selección se fortaleció, entre otras cosas, por dos decisiones fundamentales. Una, la certeza de que el equipo garantizaba la presencia de los cuatro atacantes estrella. La otra, su pericia como conductor: Sabella ha dado sobradas muestras de que es capaz de ceder ante la tentación de la cautela en favor garantizar un ambiente propicio para Messi y compañía. Todo entró en contradicción frente a Bosnia.

Jugar un Mundial es una "situación límite", aunque sea el primer partido. Es un Mundial, donde todo el trabajo se contrasta definitivamente, sin revanchas. Y en situaciones límites, en general, respondemos con las ideas que nos constituyen, las que nos hacen sentir más seguros, aun a riesgo de agrietar la solidez construida. Eso pasó en la planificación para Bosnia. El Sabella original se impuso al reformista. La tensión entre una idea que el técnico siente en el cuerpo y otra impostada, se tradujo en un mensaje inseguro, vacilante y pobre.

No se va a repetir. Sabella advirtió el error y se hizo cargo. Las fallas tácticas y estratégicas quedaron en la superficie. Lo más importante será saber si su rol de líder quedó lesionado. En su afán de minimizar errores, de procurar un equipo con reaseguros defensivos, debilitó el ataque y transmitió un rosario de dudas.

El plan de blindar la defensa con un criterio de población falló. Como casi siempre. Fue un equipo desequilibrado "hacia atrás". Cuando un equipo suma muchos futbolistas con vocación ofensiva se lo suele señalar como descompensado, en cambio nunca se acusa de descompensado a uno con exceso de marcadores. La Argentina tiene un desequilibrio incorregible, con cuatro delanteros, cinco defensores, o como sea que se conforme. Siempre han sido dos equipos dentro de uno: un grupo de recuperadores y uno de atacantes. Agregar jugadores a un grupo y quitarle a otro produjo un resultado indeseable: no mejoró la defensa, acentuó la frecuencia de acciones ofensivas rivales y debilitó el ataque.

La Argentina es un equipo configurado para jugar en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA