El Gobierno quiere concretar una reforma laboral por gremio en las negociaciones salariales

 
EXTRACTO GRATUITO

Descartada por ahora la posibilidad de un proyecto para modificar la ley de contrato del trabajo, la reforma laboral que planifica el Gobierno comenzará a materializarse con las primeras paritarias de 2018 y tendrá rasgos distintivos de acuerdo con el sector y su convenio colectivo.

En tren de disminuir los costos, hay un abanico de alternativas que están hoy en evaluación: baja de aportes patronales para las obras sociales; revisión de cláusulas de antigüedad, escalas y funciones; no avalar pagos extraordinarios, salvo excepciones, como un plus por presentismo, y establecer las pasantías como un atajo para capacitar personal a valores más bajos.

Es decir que en las próximas paritarias, en las que se prevé una fuerte intervención estatal, se negociarán, además de las subas salariales, la modificación de los convenios colectivos en tren de reducir costos y garantizar productividad. Así lo aseguraron a LA NACION fuentes oficiales y sindicales.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, planifica las paritarias sobre dos ejes. El primero será lo estrictamente salarial. La pauta de referencia será de 15,7 por ciento, en línea con la inflación que se proyecta en el presupuesto de 2018. Para los sectores que deban resolver su negociación durante el primer cuatrimestre, Triaca prevé subas de hasta 12% y habilitar una cláusula gatillo por inflación, aunque con el 15,7% como techo. Para los que negocien de junio en adelante no habría tanta flexibilidad para avalar el disparador en caso de una eventual escalada inflacionaria.

El otro eje de la paritaria, según el Ministerio de Trabajo, girará en torno a las necesidades sectoriales de modificar su convenio colectivo. El Gobierno exhibe dos acuerdos paradigmáticos: el sellado con los petroleros, en Vaca Muerta, y el de los lecheros de Atilra, a partir del derrumbe de SanCor.

"En las paritarias habrá una fuerte presencia del Estado y será en ese marco en el que los empresarios, con el aval del Gobierno, condicionarán el acuerdo salarial a la modificación del convenio colectivo. Como sucede hoy con el gremio de los visitadores médicos, que hace dos años que no firma su paritaria porque no acepta la flexibilización de las condiciones que pretende la industria farmacéutica", argumentó el abogado Luis Campos, referente del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma.

La cúpula de la CGT, sin embargo, aceptó negociar paritarias en estos términos. Lo hizo a cambio de que el oficialismo no impulse una reforma a la brasileña, como demanda un sector del empresariado doméstico, en la que se flexibilizaron la contratación y la desvinculación de trabajadores.

Garantías

Triaca les dio garantías a los gremios de que por ahora no existe un proyecto para reformar la legislación laboral ni la de asociaciones sindicales. Sí, en cambio, deslizó que podría haber novedades en lo relativo a las obras sociales.

El Gobierno, a través de una consultora española, estudia una posible fusión de obras sociales deficitarias, además de activar una auditoría para supervisar los precios de medicamentos y prestaciones.

La CGT oficializará mañana su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA