El Gobierno propone que los extranjeros paguen si se atienden en hospitales públicos

Aliado incondicional del presidente Mauricio Macri desde 2015, el gobernador de Jujuy, el radical Gerardo Morales, le sirvió ayer en bandeja al Gobierno un tema polémico para incluir en su agenda de gestión: el cobro de una tasa o seguro a los extranjeros no residentes que quieran recibir atención médica en los hospitales de todo el país.

En Salta, un rato después de que el mandatario jujeño confirmó el avance en la Legislatura provincial de un proyecto de ley para cobrar un coseguro o arancel a aquellos extranjeros que visiten el país y concurran a un hospital provincial, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, calificó de "valiente" la iniciativa y se mostró entusiasmado ante la posibilidad de que "esto se debata en el Congreso y dar un marco general a todas las provincias".

Casualidad o no, horas después de esas declaraciones el diputado oficialista Luis Petri (UCR-Mendoza) presentó en la Cámara baja un proyecto de ley marco que establece la firma de convenios de reciprocidad con países limítrofes en materia de atención sanitaria; un sistema de compensaciones tomando en cuenta el costo de los servicios prestados, y, de no existir ni estar disponibles las dos alternativas anteriores, la imposición de un arancel a aquel extranjero que busque atenderse en el país.

"La posibilidad de que esto se debata en el Congreso y se pueda dar un marco general para todas las provincias podría ser algo que nosotros veríamos con buenos ojos", afirmó Peña, acompañado por Morales y el resto de los gobernadores del noroeste, con quienes compartió el primer Encuentro Regional del Norte, celebrado en el marco del Plan Belgrano.

Peña no ahorró elogios hacia la iniciativa de Morales, que ya motivó rechazos por parte del gobierno de Bolivia a través de su cónsul en Jujuy. El presidente Evo Morales ya había rechazado, el 8 de este mes, un pedido de reciprocidad del Gobierno consistente en que los argentinos sean atendidos gratuitamente en los hospitales de Bolivia. Este rechazo ocurrió después de que el ministro de Salud de Jujuy, Gustavo Bouhid, afirmó que el Estado boliviano debía pagar por trasplantes y otros estudios complejos que sus ciudadanos realizaban en los hospitales jujeños y arriesgó que el arancel a cobrar sería entre "20 y 30 dólares por persona", según dijo el propio ministro a LA NACION la semana pasada.

Espontáneo

En el Gobierno niegan que Peña haya consensuado con Morales y el resto de los gobernadores su apoyo a la iniciativa. "Solo habló del tema...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba