El Gobierno lanzó manuales con consejos para empleados públicos

 
EXTRACTO GRATUITO

Con estilo y lenguaje similares a los de una empresa privada y la inclusión de "valores" repetidos hasta el cansancio por y los candidatos de Pro, el Gobierno lanzó de manera oficial dos guías para que hacen hincapié en el "trabajo en equipo" y en puntos resistidos por los sindicatos estatales durante los últimos tres años: el control del presentismo, el cumplimiento de los horarios laborales y la capacitación y renovación permanente de la planta estatal.Por medio de la resolución 135/2019, firmada por el vicejefe de Gabinete y secretario de Modernización, , se aprobaron la "Guía de bienvenida al Estado" y la "Guía del servidor público", que entre sus considerandos tienen como objetivos "la conformación de la cultura organizacional deseada y la transmisión de los valores organizacionales" que la Casa Rosada establece como prioritarios.Serán distribuidos en las próximas horas entre la totalidad de los 210.000 empleados que componen la administración pública nacional.Varios de los "valores" que se promueven desde las guías son los que Macri fijó como premisas en sus discursos, como la importancia del "trabajo en equipo", ya que -según afirma el texto- "las grandes transformaciones no las realiza un individuo, sino que se logran en equipo".En otro de los valores elegidos, denominado "hacer la diferencia", la guía enfatiza la necesidad de "prestar atención y asegurar que, como servidores públicos, nuestra tarea se realice a tiempo y con calidad (...) no es solo hacer, sino cómo se hace", afirma.Además de los "valores" (también aparecen aprendizaje, cercanía, innovación e integridad y transparencia), la "guía de bienvenida al Estado" subraya como "imprescindible" tener "una conducta ejemplar" como funcionario. La invitación incluye "ética y responsabilidad con la tarea", "solidaridad con los compañeros de trabajo", "confianza en los equipos de trabajo" y un punto álgido: "cumplimiento del presentismo y del horario".Desde la Secretaría de Modernización recuerdan a LA NACION que unos 1500 empleados "renunciaron de manera voluntaria" cuando se fortalecieron los controles y que cada falta injustificada se descuenta del sueldo del empleado.La búsqueda de diferenciación del modelo impuesto por el kirchnerismo es, por cierto, obvia, no solo por el modelo utilizado, sino por las constantes referencias a inasistencias y "ñoquis", denunciados por Ibarra desde que ingresó al ministerio.La prédica, que comenzó en la gestión Macri, no tuvo un resultado...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA