Gobierno, empresarios y gremios negocian cambios en los convenios colectivos

Detrás de la agenda urgente, guiada por el pago de un bono de fin de año y los alcances del impuesto a las ganancias, el Gobierno, los sindicatos y los empresarios ya dieron los primeros pasos de un debate mucho más de fondo, que contemplaría desde la eventual reforma de los convenios colectivos de trabajo de algunas actividades hasta un nuevo esquema de negociación de las paritarias a partir de 2017.

El miércoles próximo será el primer encuentro tripartito de la denominada Mesa de Diálogo por la Producción y el Trabajo, a la que concurrirán funcionarios del Gobierno, la CGT y las principales cámaras empresariales. Por esta vez, se debatirá únicamente la compensación salarial de fin de año para privados y estatales. Sin embargo, en los próximos encuentros, se colarán otros temas: empleo, desarrollo, productividad y competitividad. Así lo precisaron a LA NACION fuentes de los tres ámbitos.

En tren de reactivar con inversiones sectores que están en crisis, el Gobierno promueve una serie de acuerdos que abren otra pulseada entre los gremios y los empresarios. El caso testigo es el de los petroleros, que anticipó el diario Perfil la semana pasada. Se está negociando con Guillermo Pereyra, líder del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, una reducción en los costos laborales a cambio de dinamizar la llegada de inversiones. Pero no sería la única actividad. Se evalúan reformas en otras industrias como la de energía y la de la construcción.

"Hay sectores que están en la búsqueda de inversiones y en los que se necesita una adecuación de los convenios colectivos de trabajo", dijo a LA NACION el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

Pereyra confirmó a LA NACION la iniciativa vinculada a los petroleros, aunque rechazó de que se trate de un intento de flexibilización laboral. "Es posible que adaptemos los convenios. Se haría para que vengan a invertir a Vaca Muerta", dijo el gremialista, que, además, es senador nacional por Neuquén. En el caso de los petroleros, se eliminarían las denominadas "horas taxis", a pesar de que Pereyra dijo que aún está pendiente el debate por la compensación económica que eso significaría.

En otras actividades, sindicalistas y empresarios, debaten más sobre el futuro que sobre lo inmediato. Sucede, sobre todo, en las organizaciones que representan a los trabajadores de actividades a las que se les pronostica una pronta caducidad. Por ejemplo, los empleados que están en las cabinas de peajes, cuyos gremios están demandando...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba