El Gobierno aceptó que este año el FMI revise las cuentas del país

 
EXTRACTO GRATUITO

Luego de cerrar el acuerdo con los holdouts, el Gobierno prepara el camino para la normalización de sus relaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al planear el intercambio informativo del artículo IV para este año, lo que le permitirá acceder a más fondos de los organismos multilaterales.

Calificadas fuentes oficiales indicaron a LA NACION que la intención es cumplir con la revisión de las cuentas públicas que no se realiza desde 2006, que llevan adelante todos los miembros del FMI menos Venezuela, Siria, Somalia y Eritrea."La decisión es hacerlo este año", indicó la fuente.

En Washington, el vocero del Fondo, Gerry Rice, ya había declarado que le "daban la bienvenida al intento de reactivar la consulta del artículo IV; estamos preparados para avanzar en los tiempos que elijan las autoridades argentinas".

La escala previa será contar con un índice de precios al consumidor (IPC) creíble en el segundo trimestre del año por parte del Indec, ya que la manipulación de las estadísticas públicas provocó una moción de censura inédita por parte del Fondo a partir de 2013. A priori, el directorio del organismo debe evaluar los avances de la normalización de los datos del Indec en el tercer trimestre del año. Desde Washington explicaron que el regreso de las consultas del articulo IV no está condicionado al tema de las estadísticas.

Como explicó el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, el FMI siguió realizando su propia evaluación sobre la economía argentina, aun sin que se conocieran los informes anuales del artículo IV sobre el estado de situación del país. El economista que está a cargo de la misión argentina es Roberto Caldarelli.

La normalización de este intercambio -que no tiene ningún efecto vinculante- le permitirá al país remover otro de los obstáculos para acceder a fondos de los organismos multilaterales de crédito y a mejorar la calificación por parte de las agencias evaluadoras de los países acreedores reunidos en el Club de París.

De este modo, se podría terminar con la paradoja por la cual, aunque el kirchnerismo haya arreglado con el Club, todavía no se destrabaron las líneas de financiamiento al país a tasas baratas por parte de estos acreedores soberanos.

La intención es que, con los bancos multilaterales, se pase de un flujo negativo -al restar pagos de los créditos recibidos-, que fue de US$ 400 millones en 2015, a uno neutro este año y a uno positivo por US$ 2000 millones entre 2017 y 2018.

Con estos recursos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA