Game of Thrones: la inesperada carta de triunfo en los últimos episodios de la serie

 
EXTRACTO GRATUITO

LONDRES.- "Lo que más me afectó cuando leía los últimos capítulos de la serie es que hasta ahora, al final de cada libreto decía, por ejemplo, 'Final de temporada 5' y en este caso decía ?Final de Game of Thrones'. No estaba preparado para eso", recuerda John Bradley, más conocido -extremadamente conocido- como Samwell Tarly.El compañero de armas de Jon Snow en el exilio de la Guardia de la Noche, el único entre todos los personajes de la serie más popular de la última década que admite tener miedo, uno de los pocos que prefieren la pluma a la espada y cuyos descubrimientos en la séptima temporada serán fundamentales para los seis episodios finales que comenzarán a emitirse por HBO a partir del 14 de abril.Bradley, como Sam, piensa con calma antes de contestar las preguntas de la nacion en el último encuentro oficial con la prensa internacional como representante del programa sobre el que, se sabe, fue instruido para no revelar nada de la trama que vendrá. Sin embargo, para compensar el secreto guardado bajo siete llaves, sus respuestas proveen una profunda reflexión sobre el fenómeno de la serie, sobre la naturaleza de su personaje y, sí, sobre la despedida que está a la vuelta de la esquina. "Cuando tuve en mis manos los últimos capítulos también sentí mucho alivio, porque era un final del que me sentía orgulloso"."Hay muchos programas que hacia el final terminan decayendo o no satisfacen las expectativas que ellos mismos crearon o directamente traicionan sus intenciones originales. Solo hay un final y una sola oportunidad para hacerlo bien. Me sentí aliviado al descubrir que David Benioff y D. B. Weiss, creadores de la serie, lo habían logrado. Esta despedida no integrará una de esas listas online de ‘Los cinco peores finales de tus series favoritas’. Saber que estaríamos orgullosos de la serie hasta el último segundo fue un sentimiento genial. Y no veía el momento de empezar a grabarlo", dice Bradley, que sin la barba que porta en la ficción parece bastante más joven que sus 31 años. Es fácil imaginarlo en ese video que les envió a los productores de la serie cuando tenía apenas 22 años y todavía era estudiante del conservatorio.Por entonces, tenía una vaga idea de la existencia de unas novelas de fantasía escritas por un tal George R. R. Martin. "Fue mi primera audición con mi primer agente y cuando todavía estaba estudiando. Pensé que sería una buena experiencia; no tenía mucha idea de los libros, pero sí de que era para un programa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA