El fútbol, la última frontera donde resiste la alianza Macri-Moyano

 
EXTRACTO GRATUITO

El mismo día de la escandalosa elección en la (AFA) que salió empatada 38-38 a pesar de que debían votar 75 asambleístas, consagró a como su interlocutor privilegiado con el sector gremial. Lo selló con una foto intimista durante un almuerzo con el jefe camionero y dejó a un lado al corporativismo sindical que se anida bajo las siglas de la . El respaldo de Moyano al macrismo antes del ballottage, cuando la mayoría de los sindicatos se había volcado hacia , comenzaba entonces a dar sus frutos. Fue el 3 de diciembre de 2015, una semana antes de asumir como Presidente.La reunión dio una pista de por dónde vendrían los vínculos: el negocio de la recolección de basura, el transporte y el fútbol. Por el Gobierno asistieron Macri, , , y . No fue casual entonces que Moyano hubiera ido con Jorge Mancini, Omar Pérez y , su yerno. Esa tarde, al salir de las oficinas que el gobierno porteño levantó en Parque Patricios, el camionero fantaseó con nacionalizar el modelo del Ceamse, donde tallan Mancini y Tapia, y hasta pensó en nombres propios para ubicar en el gabinete, algo que finalmente no prosperó.La que sí redituó fue la alianza futbolera, la última frontera donde hoy resiste el pacto después de paros, del resurgir de causas judiciales, de una millonaria multa por un incumplir una conciliación y hasta la reconciliación del camionero con tras siete años de desencuentros. Aquel 3 de diciembre de 2015, el canciller de Macri en el fútbol, , concretó en las urnas su apoyo a Luis Segura, el hombre que había sucedido a Grondona y buscaba su propia presidencia de la AFA. Angelici, que era Macri, votó a Segura. Tapia, que era Moyano, instruyó a todo el ascenso para que hiciera lo mismo. Enfrente estaba el pez gordo que el flamante gobierno no quería sentado en el sillón de : . Los nuevos inquilinos de la Casa Rosada veían en el conductor televisivo a un potencial candidato a la presidencia que acababan de ganar. Y con un agravante: les iba a copiar el método: usar el fútbol como plataforma política para intentar llegar al cargo más poderoso. Además, no le perdonaban que hubiese elegido a Daniel Scioli, el candidato del kirchnerismo, para la última emisión de "Bailando por un sueño" antes de las presidenciales. "Vamos a trabajar en conjunto para que seas el mejor presidente de la AFA", le prometió al aire el exmotonauta al animador televisivo. Fue suficiente para que Tapia y Angelici (o, lo que es lo mismo, Macri y Moyano) votaran en su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA