Un furor que explica el intento de apropiación

Aun cuando es difícil pronosticar el grado de influencia que podría tener en el escenario electoral la designación del papa Francisco, hay un dato irrefutable: ningún sector político ha sido ajeno al fenómeno de adhesión popular a su figura. La encuesta de Poliarquía ofrece un indicio que explica la preocupación de figuras de la política nacional, con la presidenta Cristina Kirchner incluida, por subirse al carro triunfal de Francisco. La imagen positiva del Papa asciende a nada menos que el 89%. Se trata de un registro que, al menos desde que se realizan sondeos con un elevado nivel de rigor científico, no se ha visto en ningún dirigente argentino.A pocas horas de conocerse la fumata blanca que consagró a Francisco, Cristina Kirchner había recibido la noticia del papa argentino con una notable frialdad y hasta con cierto rencor hacia alguien con quien nunca ella ni su esposo se habían llevado bien. Sin embargo, una vez que llegó a Roma para asistir a la asunción papal, la Presidenta dio un rotundo giro, al menos en sus gestos y declaraciones, al persuadirse sobre la inconveniencia de no subirse a la ola de fervor popular que había despertado Francisco. El filósofo cercano al kirchnerismo José Pablo Feinmann explicó muy gráficamente esa necesidad: la cuestión es "apropiarse" del Papa antes de que lo gane la derecha, sugirió. Mientras tanto, sigilosamente, desde el gobierno nacional se tejieron con éxito operaciones para persuadir a Francisco de que no se le ocurriera visitar la Argentina hasta después de las elecciones de octubre. La posibilidad de que llegara...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba