Foro regional de Davos: optimismo de exportación que anticipa la llegada del G-20

 
EXTRACTO GRATUITO

Exultante. Así se lo vio al jefe de Gabinete, Marcos Peña, al cerrar la edición local del Foro Económico de Mundial (WEF por sus siglas en inglés). "Es otro paso más en esta conexión de la Argentina con el mundo después de muchos años de aislamiento", aseguró.

Para entonces los principales riesgos ya habían sido mitigados. El paro del jueves que coincidió con la llegada a la Argentina de 1200 líderes del mundo fue minimizado por la mayoría de los empresarios desde el momento cero.

Eduardo Elsztain, presidente de IRSA y uno de los coanfitriones del World Economic Forum en Buenos Aires, fue terminante: "es legítimo el derecho al paro porque se vive en democracia, pero no es la solución. Para que un país crezca, la mejor protesta es trabajar más", afirmó. De ahí fue que la agenda de mediano y largo plazo claramente dominó las 48 horas de profundos debates y el freno de la actividad protagonizado por el triunvirato de la CGT no tuvo impacto entre los ejecutivos.

"Acá lo fundamental es demostrar que la Argentina está haciendo las cosas bien después de muchos años de ir a contramano. La masiva plaza a favor que se vivió en el país es definitivamente un antes y después", se entusiasmó Cristiano Rattazzi, titular del Grupo Fiat Chrysler Automobile, con un claro tono optimista. Y agregó: "a ningún líder latinoamericano lo asusta un paro".

"La participación de la Argentina en el WEF por primera vez en la historia es otra demostración del interés que despierta nuestro país en el mundo y el rol de liderazgo que tenemos en la región. Este tipo de eventos internacionales nos permite seguir integrándonos inteligentemente en el mundo", resumió Juan Procaccini, titular de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional.

En el mismo sentido avanzó uno de los referentes de más bajo perfil del empresariado local. "La Argentina es un país en el que se puede invertir a largo plazo y con ganancias razonables", señaló Alejandro Bulgheroni, CEO de la petrolera Bridas y el principal inversor privado en petróleo del país.

Como ocurre habitualmente en este tipo de encuentros existen dos debates bien marcados: uno puertas adentro de cada una de las salas y otro en los pasillos que estuvieron colmados de referentes internacionales, el gabinete argentino y varios influyentes ministros de Economía y Producción de México, Brasil y Chile, entre otros.

Los efectos del muro que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quiere construir preocupan a México por sus compras de alimentos a ese país y por el impacto que puede tener una medida del estilo en la economía global. México importa de los Estados Unidos cuatro millones de toneladas de soja y 10 millones de toneladas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA