El fileteado porteño fue declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

 
EXTRACTO GRATUITO

El Obelisco cambió varias veces de apariencia; incluso perdió la cabeza hace algunas semanas cuando la punta de flecha permaneció exhibida en la puerta del Malba. Pero nunca lució como lo hará el próximo domingo, cuando sus paredes blancas se vean atravesadas por fileteados de diferentes colores y formas, al ritmo del tango que llenará la Plaza de la República.

De esa forma se festejará lo que sucedió ayer en Windhoek, Namibia, donde el fileteado porteño fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como había adelantado hace algunas semanas la nacion.

La pintura argentina que iniciaron las corrientes migratorias del 1900 obtuvo así el mismo reconocimiento que en 2009 logró el tango, tras una candidatura que había sido realizada en forma conjunta por la Argentina y Uruguay. El arte del fileteado se convierte en el primer elemento cultural postulado solamente por nuestro país, promovido por el gobierno de la ciudad.

Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, según la Unesco, son todas aquellas formas del arte, las costumbres, hábitos y tradiciones que identifican y definen el modo de vivir de una sociedad.

La administración porteña, al igual que en el caso del tango, deberá cumplir ahora con todas las medidas de salvaguarda que propuso en el expediente ante la Unesco. Eso ocurrirá a partir del 1° de enero de 2016, cuando entre en vigor el nombramiento. Por estos días, la atención está puesta en los festejos del fin de semana en el que se unirán tango y fileteado, los dos elementos que ya son parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

El viernes se abrirá una muestra del filete en el Polo Bandoneón de Puente Alsina. El domingo a las 20 se presentará la Orquesta de Tango de la Ciudad en la Plaza de la República y, más tarde, el Obelisco será intervenido con una performance multimedia sobre el filete porteño.

"Se corona una estrategia de ocho años de búsqueda de elementos tradicionales que fueron reconocidos por un máximo organismo internacional como Unesco. Primero fue el tango, ayer el fileteado", resumió el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi.

El origen de este estilo de pintura puede ubicarse a comienzos del siglo pasado en las zonas portuarias o aquellas frecuentadas por carros de reparto tirados a caballo. En esos vehículos se aplicaron los primeros fileteados con las ideas de inmigrantes italianos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA