Felicidad a prueba de años

 
EXTRACTO GRATUITO

No hace mucho, desde estas columnas destacábamos la vitalidad y juventud de muchos adultos mayores que, lejos de resignarse al "ya no ser", trabajan para continuar activos, convencidos de que allí se esconde el secreto de la felicidad.

Uno de ellos era precisamente Emma Moroncini, tapa de muchos medios de prensa en los últimos días por haber completado a pie el trayecto de más de 1200 km que une la ciudad de Tucumán con la Basílica de Luján, en la provincia de Buenos Aires. A los 91 años, empujando un carrito con algunas pertenencias, caminaba desde fines de diciembre pasado en dirección a la Basílica movida por su deseo de llevar un pedido por los jóvenes y por la paz. Tuvo caídas, descompensaciones y contratiempos, pero supo superarlos, levantarse y seguir adelante, como en la vida. Una página de Facebook dio cuenta de su derrotero (). La fuerte ovación de miles de peregrinos acompañó su emocionado ingreso al histórico templo, donde se celebró una misa en su nombre.

También en estos días se difundieron los resultados de una encuesta sobre "Condiciones de vida e integración social de las personas mayores. ¿Diferentes formas de envejecer o desiguales oportunidades de lograr una vejez digna?", realizada por el prestigioso Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (www.uca.edu.ar/observatorio) junto con la también prestigiosa Fundación Navarro Viola, que da cuenta de que más del 80 por ciento de los argentinos mayores de 60 años, un universo de 6 millones de argentinos, se consideran personas felices y satisfechas con sus vidas, y declaran además haber encontrado la paz espiritual, contrariamente a lo que podría ser la percepción extendida.

Si bien también confirman que el envejecimiento aumenta la infelicidad, el estudio refleja que a partir de la considerada la última gran crisis de los 60 años, los sentimientos de infelicidad se desaceleran.

Las instituciones que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA