Una verdulería, fachada de un gran negocio con 30 puestos ilegales

 
EXTRACTO GRATUITO

Podría llamarse el "rey de la fruta" porteña, pero aún nadie le atribuyó ese reconocimiento... Se trata de un peruano que es dueño de una discreta y pequeña verdulería en la calle Migueletes, en Las Cañitas, pleno corazón de Palermo. En ese local, habilitado por la Ciudad, este hombre, que trabaja junto con dos familiares, despacha tomates y bananas. Pero, según investiga la Justicia, este verdulero estaría a la cabeza de un negocio ilegal: el Ministerio Público Fiscal lo señala como el organizador de una red de unos 30 puestos ilegales de de frutas y verduras en la zona.A su cargo tendría jornaleros, como , que venden las frutas en distintas esquinas de Palermo, a quienes les paga entre 120 y 195 pesos por jornada de trabajo. En ese mismo tiempo, el negocio de venta callejera le deja a la organización hasta 31.000 pesos, sumado el producto de todos los puntos de expendio.Curiosamente, hasta el momento esta operatoria resulta sólo una falta, y el Código Contravencional porteño castiga a los organizadores de la venta ambulante con una multa de 60.000 pesos, equivalente a dos días de venta en los puestos callejeros.La fiscalía porteña reunió pruebas sobre la actividad de los verduleros ambulantes, que trabajan en un área delimitada por Scalabrini Ortiz, Santa Fe, Libertador y Olleros. Los puestos están en sitios estratégicos, como la puerta de supermercados, cadenas de farmacias y comercios de comidas rápidas que tienen buena afluencia de público.Todo esto consta en cuadernos y libros que la fiscalía porteña, junto con la Policía Metropolitana, secuestró en dos allanamientos realizados hace una semana en la verdulería de la calle Migueletes y en otro local similar en la calle Matienzo, con la misma fachada, pero que siempre estuvo cerrado al público. En este último funcionaba una oficina clandestina desde donde se coordinaba la "logística" del reparto de verduras y los pagos a los jornaleros.La operatoria de esta red de venta ilegal tiene un aceitado engranaje: dos camionetas reparten las balanzas y los tablones, y otros seis camiones, las frutas y las verduras. En total, hay otras 20 personas que ocupan mandos medios y que están involucradas, según consta en la causa, a la que LA NACION tuvo acceso.La investigación fue encabezada por el fiscal porteño Matías Michienzi, con auxilio de inspectores del gobierno de la ciudad y la supervisión de la fiscal de cámara Verónica Guagnino. La causa acopia numerosas imágenes y filmaciones que revelan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA