Estudiar en casa: la opción antisistema de 2000 familias

 
EXTRACTO GRATUITO

¿A qué colegio vas? ¿En qué grado estás? ¿Cómo se llama tu maestra? Los chicos que se educan en sus casas están acostumbrados a escuchar éstas y otras preguntas y ver que sus interlocutores se quedan boquiabiertos cuando se enteran de que ellos no van a la escuela.

El homeschooling, o educación en el hogar, es la opción de familias que quieren darles a sus hijos una formación diferente porque están . Entre otras razones, porque lo consideran una aniquilación de la creatividad que los chicos traen al nacer.

Gran parte de sus inspiradores son autores de los años 70 que cuestionan la educación convencional y plantean romper con el molde, como Iván Illich, Harold Bennet y John Caldwell Holt.

En Estados Unidos, el número de homeschoolers creció 74%: pasó de 850.000 en 1999 a 1,5 millones en 2007, según el . Y hoy se calcula que son más de 2 millones. En la Argentina no hay registros oficiales, pero, según los sitios online que reúnen a estas familias, se estima que hay cerca de 2000 en todo el país.

"El sistema educativo fue inventado durante el siglo XIX, para satisfacer las necesidades de la industrialización. Está basado en dos premisas: las materias más importantes son las más útiles para el trabajo. Así, alejan a los chicos, quizás, de lo que más les gusta, con la excusa de que en el futuro no van a encontrar trabajo haciendo eso. La segunda premisa es la habilidad académica, porque las universidades crearon el sistema a su imagen. Lo peor de todo esto es que muchas personas creativas creen que no lo son porque lo que hacían bien en el colegio era rechazado o estigmatizado", dijo , vista por más de 30 millones de personas en todo el mundo.

Paula Lago es la madre de Milena (11) y Emanuel (6) y creadora del . Milena empezó el colegio, como todos los chicos, pero no la pasaba bien: tenía dolor de cabeza todos los días, no le gustaba ir y sentía quelas maestras gritaban todo el tiempo. Probaron cambiarla de escuela, pero la situación no varió. Hace 2 años, Paola y su marido decidieron desescolarizar a los hijos y educarlos en la casa. "Siento que mis hijos han ganando más autonomía y, sobre todo, entusiasmo por aprender. Si tienen alguna curiosidad por algo, enseguida se ponen a averiguar sobre eso. Tienen más tiempo para aprender con solidez, sin correr. Cuando la escuela dice que un chico tiene dificultades de aprendizaje o que está «atrasado», en realidad, está etiquetando a un chico que simplemente tiene otros tiempos o, quizás, otros intereses."

Lo que define Paula Lago como los resultados del homeschooling en su familia es lo que todo proceso de educación debería alcanzar: el amor por el aprendizaje. El caso de Ileana Odasso es parecido. Sus hijos mayores, Tomás (14) y Martina (9) no se sentían bien...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA