Estadísticas falsas, muertes reales

 
EXTRACTO GRATUITO

"Sólo encuentra desnutridos el que sale a buscarlos." La frase pertenece al doctor Abel Albino, prestigioso médico pediatra, presidente de la Fundación Cooperadora para la Nutrición Infantil (Conin), y fue expresada a las pocas horas de conocerse y tuberculoso que, a los 7 años, pesaba tan sólo 20 kilos.

El doctor Albino sabe de lo que habla porque pasa gran parte de su vida buscando a esos chicos cuya amenaza con robarles el futuro, cuando no directamente la vida. Para él, el hallazgo de uno de estos casos es motivo de profunda preocupación. "La etapa más importante del desarrollo cerebral es el primer año de vida, el que marca la vida del sistema nervioso central de ese individuo, de ese pueblo y de esa nación. La desnutrición es el resultado final del subdesarrollo y su consecuencia es la debilidad mental. Un niño desnutrido estará condenado de por vida, no tendrá posibilidades de aprender y, por ende, estará condicionado al desempleo y subempleo, repitiendo el ciclo de miseria, pobreza, desocupación y subdesarrollo. El daño es individual y social", insistió en un artículo publicado recientemente en LA NACION.

En un país como el nuestro, en el que no se dan a conocer cifras oficiales de desnutrición y se esconden los números de la indigencia y la pobreza -el Indec dejó de comunicarlos hace más de un año, mientras que el último informe del Observatorio de la Deuda Social de la UCA habla de casi un 40 por ciento de niños y jóvenes urbanos pobres-, era de esperar la burda, insensible y ruin opinión del jefe de Gabinete y gobernador del Chaco en uso de licencia, Jorge Capitanich. Según ese funcionario, la muerte del niño qom ocurrida en su provincia "es un caso aislado", y la divulgación del deplorable estado físico en que se hallaba, "una operación política de carácter gigantesco". En lugar de asumir el problema, Capitanich le rehúye. La diputada ultrakirchnerista Diana Conti no le fue en zaga. A su juicio, el pequeño Néstor murió porque el pueblo qom es "impenetrable" y sus líderes son responsables de lo que allí ocurra. Sostener eso es decir que merecen lo que les pasó.

Si los Estados -nacional y provinciales- salen a buscar uno por uno a esos chicos, como lo hacen el doctor Albino y sus equipos a lo largo de todo el país, otra sería la realidad.

En una extensa solicitada suscripta por el ministro de Salud chaqueño, doctor Jaime Parra Moreno, se lee que "la desnutrición del niño fallecido estaba cursando con una patología de base"...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA