Un espejismo que afecta los bolsillos

 
EXTRACTO GRATUITO

Dianela Beaupuy recibió un aumento de sueldo y partió contenta al supermercado a aprovisionarse para todo el mes. Al mismo tiempo, Concepción González, una jubilada de Carlos Tejedor, en la provincia de Buenos Aires, tuvo un incremento de haberes y corrió a llenar su heladera y a elegir regalos para sus nietos. Ambas son víctimas de un espejismo: la ilusión monetaria.Como millones de argentinos, las dos mujeres creen que tener más dinero en el bolsillo les garantiza que podrán comprar más bienes y servicios que antes y actúan en consecuencia, pero a primera vista no tienen en cuenta que en un país como la Argentina la elevada inflación reduce el poder adquisitivo de muchos en un grado mayor que la mejora de los ingresos.En términos técnicos, se trata de un efecto irreal de elevado incremento anual de los salarios, debido a una muy alta inflación. Es irreal porque, una vez restado el efecto inflacionario, el aumento efectivo de los salarios resulta muy reducido o incluso negativo."Es el efecto engañoso que sufre una persona que reacciona a los cambios en los valores especificados en términos monetarios en lugar de hacerlo en términos reales", explica Ezequiel Asencio, presidente de GPS Investments.En el caso de Dianela, se puede ver que mientras su salario como personal de sistemas en una empresa privada creció 25% (en realidad menos, porque ese aumento sólo se aplicó sobre el básico, que es la mitad de su sueldo) en 2010, los alimentos y bebidas subieron 36,4%, según la consultora Econviews. En tanto, mientras el haber jubilatorio de Concepción subió 26%, uno de los platos preferidos de los argentinos, la carne, se encareció 36,4% en el año.En peores condiciones terminaron los docentes, que, según la consultora Abeceb.com, acordaron un aumento anual de 23,4%, los empleados estatales (21%), los bancarios (23,5%) o los empleados de estaciones de servicio (24%), entre otros. Mientras que para el Gobierno la inflación anual fue de 10%, para Econviews y Abeceb.com fue de 22% y 23,9%, respectivamente.Dardo Ferrer, economista de la Fundación Mercado, dice que el aumento de ingresos nominales es lo que estimula el consumo porque el consumidor recién ve la inflación a posteriori. "En...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA