España quiso mostrar que no nay malestar ni rencor

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.- Fue una sumatoria de gestos para hacer sentir a todos que el faltazo de José Luis Rodríguez Zapatero no debía ser leído como un desaire a la Argentina en momentos en que los cables que difundió WikiLeaks y los mails sobre las gestiones de Ricardo Jaime pusieron entre las cuerdas la relación comercial entre Madrid y Buenos Aires.Tanto el rey Juan Carlos como la ministra de Relaciones Exteriores, Trinidad Jiménez, y el embajador Rafael Estrella destacaron que el gobierno de España no tiene rencores con la Argentina y que seguirá apostando a su economía.Lo primero que hizo la canciller Jiménez en esta ciudad fue defender a las empresas españolas de presuntos actos de corrupción. Y aclaró que la ausencia de Zapatero no estaba relacionada con los mails de Jaime ni con los cables de la diplomacia norteamericana, sino con la crisis mundial, que afecta directamente a los españoles.La ministra dijo, tajante: ?Las empresas españolas son empresas serias, responsables, multinacionales presentes en todo el mundo?. Cuando la prensa le preguntó por los mails de Jaime que dan a entender presuntos actos de corrupción, dijo: ?De lo que yo he tenido conocimiento son intercambios de correos electrónicos y, en ningún caso, conducen a la prueba y al hecho de que ninguna de las empresas españolas hayan cometido ningún cohecho?. Se refería a los mails que vinculan a las empresas hispanas, públicas y privadas, con casos de soborno y corrupción que comprometen a Jaime y salpican al ministro Julio De Vido.Pero no fue la única voz que buscó distender el clima de tensión que se había percibido entre Buenos Aires y Madrid en los últimos días. En el agasajo que brindaron ayer los reyes Juan Carlos y Sofía, en el hotel Costa Galana, donde saludaron afectuosamente a la comunidad española radicada en la Argentina, el propio monarca resaltó la cercanía entre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA