Entran dólares de la telefonía celular y engruesan las reservas

 
EXTRACTO GRATUITO

No es la soja, la ayuda financiera de China ni el incremento en los precios del oro y la plata, que continúan planchados. La al Gobierno para descomprimir la crisis cambiaria la darán en la recta final del año los dólares que le aportarán al Banco Central (BCRA) las compañías telefónicas, más interesadas en los negocios que puedan sumar a partir de nuevas licencias para brindar que en otros costados más preocupantes de la economía.

Claro fue la primera en colaborar con el alivio. Ayer informó que pagó 281,5 millones de dólares por lotes 3G y 4G que, 10 días antes, le había adjudicado la Secretaría de Comunicaciones, a cargo de Norberto Berner.

Pasado mañana vence el plazo para que Personal, de Telecom, pague el espectro que le fue adjudicado. Según las resoluciones de la Secretaría de Comunicaciones, debería desembolsar otros US$ 410 millones, también por licencias 4G. Mientras que Movistar, que tiene plazo hasta la semana que viene, tendría que desembolsar otros 209,14 millones de dólares.

Si todo sale de acuerdo con lo planeado, las tres mayores empresas de telefonía celular terminarán por depositar más de 900 millones de dólares en un lapso de pocos días (en un primer momento las empresas habían hecho ofertas por más de 2200 millones, pero el Gobierno redujo luego el paquete en juego).

Se trata de una ayuda envidiable, comparable con los más de US$ 1300 millones del swap con China. A modo de ejemplo, los fondos que se conseguirían de las telefónicas equivalen a un 3% de las reservas del Banco Central.

Claro hizo el pago ayer por la mañana. El BCRA tomó nota de inmediato y compró unos 200 millones. La empresa del mexicano Carlos Slim, con 20 millones de clientes en la Argentina, sentó un precedente importante desde el punto de vista oficial, ya que pagó en dólares con fondos que llegaron del exterior, por lo que se destinarán a engrosar las reservas del BCRA, que ayer alcanzaron los US$ 29.190 millones.

Desde hace semanas las principales telefónicas intentan que el Gobierno acepte pesos por una parte del pago de las licencias. Sus ejecutivos tenían un argumento bastante sólido: como no los autorizan a girar dividendos, tienen en el país una parte sustancial de lo que deben pagar. Pero sus intentos fueron en vano.

En el mercado marcaron una diferencia entre Claro y el resto. Es que la primera responde a un accionista, mientras que Movistar y Personal cotizan en Bolsa y tienen mucho más por discutir. De todas maneras, nadie en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA