Los empresarios se subieron al ring en busca de un cambio

MAR DEL PLATA.- "La Argentina es como la película El día de la marmota. Siempre hay crisis". La frase del economista y profesor de la Universidad de Columbia Jeffrey Sachs fue el disparador inicial para la autocrítica más profunda entre los asistentes al de los últimos diez años. Hubo silencios. Concentración y poco foco en sus celulares. La apertura al debate fue tal que los 900 ejecutivos se ubicaron alrededor de un cuadrilátero en el que se planteaba la disparidad entre cómo se ven y cómo los ve la sociedad. Micrófono en mano, se subieron al juego de reflexionar sobre estudios y diagnósticos muy poco alentadores.Promediaba el cierre de una jornada intensa en la que todavía resonaban las palabras de Javier Goñi, presidente de , sobre lo "triste y lamentable que es la situación que vive el país en términos de corrupción. Hay que dejar de hacer lobby con el fin de adueñarnos de una parte de la torta. Pasar de la anomia y del zafar al respeto por las leyes. Dejar las defensas colectivas en pos de buscar consensos".La foto actual muestra una crisis institucional sin precedente entre los privados. Cámaras que pierden a sus presidentes, CEO que deben dar un paso al costado y dueños de compañías que siguen de cerca el avance de la Justicia. De hecho, las constructoras fueron las grandes ausentes. Hoy, solo un 19% de la población del AMBA encuentra valores positivos en el empresariado, según un estudio realizado por Cecilia Mosto para la consultora CIO que fue presentado allí. El 64% de los líderes encuentran poco o nada confiable el rol de los empresarios, según otro barómetro, y el 63% de la población afirma que el caso representa la forma tradicional de actuar de las empresas y solo un 26% piensa que es una excepción. "Cuando uno de nuestros hijos se saca un dos, uno le dice 'andá a estudiar'. Ahora que nosotros nos sacamos un dos, es el momento de no enojarse con el diagnóstico, sino de ponerse a trabajar", resumió un alto directivo de un banco nacional. La matriz local tiene aún más complejidades. Las encuestas espontáneas muestran que la respuesta de la opinión pública al momento de poner nombre y apellido al empresariado está más cerca de las prebendas y el Estado que de la generación del empleo, las inversiones y la mirada de largo plazo.La idea del "soy yo y es ahora" que se pregona desde la convocatoria de IDEA generó otro efecto: ninguna de las empresas cuestionadas por la Justicia participa este año. El ranking de rubros muestra...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba