Empresarios que amasaron fortunas que no pueden explicar

 
EXTRACTO GRATUITO

Los empresarios del transporte de combustible de Bolivia que tienen cuentas pendientes con la justicia argentina tienen algo en común: amasaron fortunas de manera inexplicable.

En abril pasado, la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELN) de Bolivia realizó un operativo en las propiedades de José Luis Sejas Rosales, empresario ligado a las empresas Transanic, Trans GTI, Transporte JAC La Sierra, Creta y Trans Land Cargo, que utilizaba para trasladar cocaína y precursores químicos a la Argentina camuflados en tanques de combustible.

Santiago Delgadillo, jefe de esa fuerza, confirmó que se confiscaron propiedades por un valor de 16 millones de dólares. Esto había quedado al descubierto cuando Sejas Rosales estaba escondido, antes de ser atrapado en marzo pasado, y rotaba su estadía en la clandestinidad en 15 propiedades de su entorno familiar en el barrio residencial Las Palmas, de Santa Cruz de la Sierra.

En apenas cinco años este hombre de 57 años pasó de ser un simple camionero del Altiplano a dueño de una flota de 250 camiones Volvo. Por ese motivo se lo investiga en Bolivia por "legitimación de ganancias" y narcotráfico.

Otro alfil de la logística narco es Wilson Maldonado Balderrama, que fue detenido en abril pasado en Bolivia y tenía pedido de captura en la Argentina desde el 30 de marzo, aunque sus antecedentes en el país se remontan a 1993, cuando fue apresado. Sin embargo, en aquella ocasión fue absuelto porque el operativo policial tuvo serias irregularidades.

Balderrama aparecía, según fuentes de la justicia federal, en varias escuchas telefónicas del expediente N° 6672, que había abierto el ex juez federal de Orán Raúl Reynoso, acusado de beneficiar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA