El Estado empantanado

 
EXTRACTO GRATUITO

Muy lejos de algunas costumbres de su marido, no pierde horas de sueño con los medios audiovisuales. Recién a las 9 prende el televisor, pone C5N y se comunica con Oscar Parrilli, secretario de la Presidencia: "Oscarcito, ¿cómo están las radios?"Una pregunta difícil: los liderazgos políticos fuertes http://www.lanacion.com.ar/1607488-la-presidenta-ante-un-relato-que-se-aleja-de-la-realidad. Y el manejo de la información o la sospecha sobre determinadas fuentes consideradas enemigas del proyecto pueden terminar en otro vicio frecuente: creerse la propia construcción., por ejemplo, decidió hace tiempo no comprar informes de analistas hostiles a la Casa Rosada. Pero , su presidente, un ingeniero que se maneja con criterios profesionales, descree de cifras como las del Indec. Ahí andan entonces sus colaboradores, a la búsqueda de datos enemigos a través de terceros.Galuccio no pierde el tiempo en estratagemas provincianas. Hace dos meses tuvo reuniones con Daniel Montamat, Alieto Guadagni y Jorge Lapeña, tres de los ocho ex secretarios de Energía que juzga desestabilizadores. Su desafío no se presta a simulaciones. Debe levantar una compañía que, pese al fervor militante, no ha mostrado todavía resultados abrumadores desde su estatización. Según datos de la Secretaría de Energía, YPF produjo en el primer semestre del año un 0,14% menos de petróleo que en el mismo lapso de 2012. Urgida, le ha estado comprando crudo de la http://www.lanacion.com.ar/1607886-duras-criticas-de-ex-funcionarios-a-la-politica-energetica.El ingeniero entrerriano se alzó sin embargo con dos triunfos auspiciosos. Tiene el respaldo de la Presidenta, a quien frecuenta ya sin intermediarios, y logró desplazar de las decisiones a , el viceministro de Economía que integra, con los secretarios (Comercio Interior) y Daniel Cameron (Energía), la célebre Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas, órgano creado hace un año por decreto para intervenir el sector.El otro marginado es De Vido, ahora lobbista con propósitos administrativos. Por ejemplo, que la Legislatura de Neuquén apruebe el pedido de YPF para extender la concesión luego del acuerdo con Chevron. Ese convenio es vital no por lo que significa en sí mismo, sino por lo que puede lograr: una mejora de condiciones para, ahí sí, arreglar el litigio con la española Repsol, ex dueña de YPF. Sin entendimiento con los españoles, no habrá Vaca Muerta que funcione. Lo sabe Galuccio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA