Ante el embajador argentino, el Papa pidió no denigrar ni insultar

 
EXTRACTO GRATUITO

ROMA.– "¡No hablen mal unos de otros, no se denigren, no se descalifiquen!" Fue el llamado que hizo ayer http://www.lanacion.com.ar/1591678-el-arzobispado-de-buenos-aires-tras-el-exito-del-twitter-papalal celebrar la primera misa en español durante su pontificado, ante personal de las embajadas y de los consulados de la Argentina en Italia y ante la FAO y sus familiares, en la capilla de la Casa Santa Marta.Algunos interpretaron http://www.lanacion.com.ar/1591348-revuelo-en-la-iglesia-por-la-denuncia-del-papa-de-un-lobby-gayescuchada en persona por el embajador argentino, Juan Pablo Cafiero, como un mensaje al gobierno de Cristina Kirchner para bajar los altos niveles de conflictividad que se perciben en la actividad política.En la ya tradicional misa matutina, por primera vez http://www.lanacion.com.ar/1591175-el-papa-pide-mas-medidas-para-afrontar-la-plaga-del-trabajo-infantilque suele hablar casi siempre en italiano, pudo celebrar en su idioma, una verdadera alegría. "Desde el 26 de febrero no celebraba la misa en español", destacó el ex arzobispo de Buenos Aires, que al finalizar la misa confesó: "Me ha hecho muy bien". Agradeció, además, a los participantes "todo lo que hacen por su patria".Al comentar el Evangelio del día, en su sermón, el Papa –que sigue atentamente la política de su país, que extraña–, habló de un tema tan argentino como el de los insultos y de la importancia de no hablar mal los unos de los otros.Recordó que el que maldice, según Jesús, "se merece el infierno", e indicó que si en el corazón de uno hay "algo de negativo hacia el hermano, hay algo que no funciona".Epítetos e insultosEl pontífice argentino causó sonrisas cuando admitió que, especialmente en la tradición latina, hay una suerte de "creatividad maravillosa" en inventar epítetos. "Cuando este epíteto es amistoso está bien", dijo. "El problema es cuando está el otro epíteto, cuando se da el mecanismo del insulto, una forma de denigración del otro", advirtió."Y no hace falta ir al psicólogo para saber que cuando uno denigra al otro es porque él mismo no puede crecer y necesita que el otro se rebaje para sentirse alguien", disparó también Francisco, insistiendo en que se trata de un mecanismo "feo"."Jesús, con toda su simplicidad, dice: «No hablen mal el uno del otro, no se denigren, no se descalifiquen» […] porque todos, en el fondo, estamos caminando sobre el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA