Los efectos de la foto que Cristina buscó esquivar

Esa foto. Esquivada, temida y finalmente concretada. Con astucia, eso sí, pero concretada. y ya saben lo que les aguarda de el desprecio y la distancia. es otra cosa, porque él declaró ante la Justicia como arrepentido que los nueve millones de dólares que revoleó en un convento en una noche aturdida y desordenada le habían llegado por orden de Cristina. No merecía su consideración. Pero De Vido fue, en cambio, el operador preferido de los Kirchner en las transas deshonestas con la obra pública, la energía y el transporte. Calló desde que está preso. Y Báez lleva varios años entre rejas con la boca cerrada. No aceptó ningún acuerdo de arrepentimiento. Nadie sabe si lo hace por lealtad o porque espera quedarse algún día con todas las propiedades de los Kirchner que están a su nombre. Sea como fuere, calló. No hay gratitud. Cristina se las ingenió ayer para cuando debió estar al lado de ellos. Después de todo, la Justicia la acusa de jefa de una asociación ilícita que integran los otros tres (De Vido, Báez y López). Los eludió en la sala del juicio oral, pero finalmente existen tomas fotográficas que incluyen a la expresidente junto con su exministro de Planificación y su principal socio (¿socio o testaferro?), aunque no están uno al lado del otro. Esa foto definitivamente existe. La historia la registrará, mal que le pese a la flamante candidata a vicepresidenta. ¿También la registrará la campaña electoral e influirá en la intención de los votantes? Esa es una página distinta de la historia.Después de haber demostrado que mantiene intacta su capacidad para sorprender (un atributo político de la familia Kirchner), a Cristina le toca enfrentar la fuerza de su pasado como presidenta y como integrante destacada de la familia política más poderosa del país durante 12 años. Llegó a ese instante después de que sus abogados trataran vanamente de postergarlo y de que hasta la Corte Suprema hiciera una maniobra dilatoria que no prosperó. En su diálogo a la distancia, implícito, con Mauricio Macri, ella le reprocha al Presidente lo justo y lo injusto sobre el estado de la economía (ella contribuyó mucho a la fragilidad económica actual), y el mandatario le contesta precisamente con el historial de presunta corrupción en la administración de la expresidenta. Por eso, esa foto era claramente inoportuna. De todos modos, están planteados de esa manera los grandes trazos de la campaña dentro de una polarización electoral que aún nadie logró quebrar. La...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba