Efecto yaguareté en Iberá: el turismo convierte a los pobladores en cocineros y guías

 
EXTRACTO GRATUITO

PARQUE NACIONAL IBERÁ, Corrientes.- Evangelina Fernández está apurada. Debe dejar listas cinco viandas para un grupo de turistas que ingresará al día siguiente para disfrutar de una cabalgata guiada. Todavía le queda pendiente limpiar la histórica capilla Virgen del Rosario; preparar "mbeyú", una tradicional torta frita de almidón de mandioca; alimentar a las gallinas y recoger los productos de su huerta.Desde que empezó el proceso de reintroducción multiespecie en Iberá, liderado por CLT Argentina, hoy conocido como , en conjunto con el gobierno provincial y autoridades nacionales, los 200.000 habitantes que se encuentran en la zona de influencia del parque experimentaron un giro económico por el turismo de naturaleza que se impulsó en la zona.Las líneas pronunciadas en la cara de Evangelina delatan sus años de experiencia y su diminuta estatura y delgadez contrastan con la fuerza y el carácter con la que trabaja. "Yo vivo acá y me dedico a esto hace rato. Pero ahora hay días que la cantidad de gente es un caos y yo me enojo cuando no me avisan con tiempo. Por eso, convencí al director de turismo del pueblo que me llame siempre un día antes de que vengan las excursiones para que yo deje listo el "kiveve", la pastafrola y los dulces de mamón para vender", sostiene.Según las cifras oficiales, hace tres años las visitas al Parque Iberá no superaban las 22.000l personas por año y el ingreso se reducía sólo a Colonia Carlos Pellegrini, hoy la cifra alcanza los 80.000 y la llegada de los turistas se distribuye a través de cinco pueblos. Esto se vio acompañado por el impulso del Gobierno correntino que invirtió un total de 600 millones de pesos en Iberá y ya para el 2020 se presupuestaron otros 400 millones. A eso se le suman las inversiones externas. De hecho, hoy se inauguran las obras de infraestructura sobre la Ruta Provincial N°22, de Chavarría hasta Concepción a partir de un convenio que se celebró en mayo con el Banco Interamericano de Desarrollo por 180 millones de pesos.Evangelina también planea sus propias obras. En el patio de tierra donde duermen más de seis perros y ocho gallinas, desea instalar un galpón con una mesada para recibir a los turistas y construir una parrilla. "Ahora dicen que dentro de poco van a liberar a los yaguaretés y eso va a traer mucha gente. Mi hermano se fue a verlo al animal a San Alonso [donde se encuentra el Centro de reintroducción de yaguaretés]. A mi me da miedo, pero seguro va a atraer gente y hay que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA