Disney apuesta a los grandes musicales

 
EXTRACTO GRATUITO

NUEVA YORK.- Después de haber albergado durante ocho años a Rent , obra que generó furor en Broadway, el Nederlander Theater entiende de fanatismos. Allí, frente a su puerta hay tres adolescentes con gorras estilo irlandés, bermudas antiguas, zapatos tipo guillermina y medias rayadas. Parecen canillitas sin diarios bajo el brazo. No son actores de la obra Newsies , sino fanáticos que se visten igual que los personajes. Junto a ellos, un extenso grupo de veinteañeras alteradas y un puñado de chicos exitados, con remeras de la obra. Es el fervor adolescente que despierta esta nueva comedia musical de Disney que tal vez hoy arrase con los premios Tony (ocho nominaciones). Esta historia, que tiene como protagonistas a 18 veinteañeros haciendo de adolescentes, una chica y un niño, se estrenó el 29 de marzo en la Gran Manzana, luego de un exitoso paso por el Paper Mill Playhouse, de Nueva Jersey, el año pasado.Está basada en la película homónima de los estudios Disney, estrenada en 1992, que fue un fracaso comercial, pero que lanzó a la fama a Christian Bale, su protagonista, y fue el primer trabajo como director del talentoso Kenny Ortega. Pero curiosamente, luego de su edición en VHS y, luego, en DVD generó una legión de fanáticos que la convirtió en una película de culto. Era una historia simpática, social y con brillantes canciones de Jack Feldman y Alan Menken (autor de la música de las películas más taquilleras de Disney), todos los condimentos como para esperar tranquilos que llegue su versión teatral. "Teníamos permanentes pedidos por los derechos de Newsies para ser representada en colegios y universidades. Eso, sumado a la cantidad increíble de fans de la película, nos impulsó a crear el musical", cuenta Felipe Gamba, director de producción internacional del departamento teatral de Disney.Newsies está basada libremente en una huelga de canillitas ocurrida en 1899, en Nueva York. Por aquel entonces, miles de chicos sin hogar o huérfanos de hasta 17 años eran reclutados como diarieros para poder pagar su comida, y dormían en albergues sociales. Cuando los popes de la industria periodística de entonces (con Pulitzer y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA