Descubren una banda de pedófilos que capta chicos en las divisiones inferiores

 
EXTRACTO GRATUITO

Estalló un nuevo escándalo en Avellaneda: una red de pederastas usaba la pensión de para captar a chicos que juegan en las inferiores del club, a los que prostituía a cambio de 800 pesos por cada encuentro sexual con un cliente adulto. La situación quedó al descubierto porque uno de esos adolescentes, de 14 años, ya no pudo con el peso de la situación y se quebró, le contó todo al psicólogo del club y el coordinador de las divisiones menores hizo de inmediato la denuncia ante la Justicia.

La noticia golpeó a Independiente. Pero como varios de los integrantes de la organización que explotaba sexualmente a los chicos forman parte del ambiente del fútbol, los investigadores sospechan que la banda habría captado a menores con fines inescrupulosos en las pensiones de otros clubes de primera.

Anoche, por orden judicial, la policía realizaba una serie de allanamientos en Olivos, Escobar y Trenque Lauquen. Además, se pidió la detención del sospechoso identificado por fuentes policiales como Martín Bustos, un árbitro asistente de primera división vinculado al caso. El escándalo amenaza con crecer con el correr de las horas. Además del juez de línea están imputados un futbolista de las inferiores del club de Avellaneda, de 19 años -al que Independiente ya expulsó-, y otras cuatro personas, cuyos números de celular fueron aportados por uno de los testigos. LA NACION se reserva sus identidades para proteger la privacidad de los menores implicados en el caso.

Además, los investigadores no descartaban que algún empleado del club hubiese facilitado que los menores salieran de la pensión para participar de los encuentros sexuales. Las autoridades del club se pusieron a disposición de la Justicia.

Ayer a la tarde la fiscal María Soledad Garibaldi recorrió la pensión del club, situada en el predio de la institución en Villa Dominico, para corroborar los dichos de los dos testigos que escucharon el relato del menor que se quebró y puso al descubierto la red de trata con fines sexuales.

Allí se enteró de que habría otros tres menores víctimas de la banda. Por tal motivo, activó los mecanismos para tener cuanto antes el relato de los hechos de boca de las propias víctimas. Por tratarse de chicos de entre 14 y 15 años, antes de declarar deben ser entrevistados por un psicólogo y luego hablarán en una cámara Gesell.

Al recorrer las instalaciones de la pensión del club, la fiscal también obtuvo una serie de referencias sobre ingresos, accesos e...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA